SIMÓN EL MAGO.

​Hechos 8:9-24
[9]En la ciudad había ya de tiempo atrás un hombre llamado Simón que practicaba la magia y tenía atónito al pueblo de Samaria y decía que él era algo grande.

[10]Y todos, desde el menor hasta el mayor, le prestaban atención y decían: «Este es la Potencia de Dios llamada la Grande.»

[11]Le prestaban atención porque les había tenido atónitos por mucho tiempo con sus artes mágicas.

[12]Pero cuando creyeron a Felipe que anunciaba la Buena Nueva del Reino de Dios y el nombre de Jesucristo, empezaron a bautizarse hombres y mujeres.

[13]Hasta el mismo Simón creyó y, una vez bautizado, no se apartaba de Felipe; y estaba atónito al ver las señales y grandes milagros que se realizaban.

[14]Al enterarse los apóstoles que estaban en Jerusalén de que Samaria había aceptado la Palabra de Dios, les enviaron a Pedro y a Juan.

[15]Estos bajaron y oraron por ellos para que recibieran el Espíritu Santo;

[16]pues todavía no había descendido sobre ninguno de ellos; únicamente habían sido bautizados en el nombre del Señor Jesús.

[17]Entonces les imponían las manos y recibían el Espíritu Santo.

[18]Al ver Simón que mediante la imposición de las manos de los apóstoles se daba el Espíritu, les ofreció dinero diciendo:

[19]«Dadme a mí también este poder para que reciba el Espíritu Santo aquel a quien yo impoga las manos.»

[20]Pedro le contestó: «Vaya tu dinero a la perdición y tú con él; pues has pensado que el don de Dios se compra con dinero.

[21]En este asunto no tienes tú parte ni herencia, pues tu corazón no es recto delante de Dios.

[22]Arrepiéntete, pues, de esa tu maldad y ruega al Señor, a ver si se te perdona ese pensamiento de tu corazón;

[23]porque veo que tú estás en hiel de amargura y en ataduras de iniquidad.»

[24]Simón respondió: «Rogad vosotros al Señor por mí, para que no venga sobre mí ninguna de esas cosas que habéis dicho.»

Sabías que Jesucristo no es el único que se autoproclamó el Mesías?

A lo largo de la historia ha habido muchos personajes que se han autroplocamado el Mesías, muchos de estos fueron contemporáneos de Jesús; Simón Magnus, conocido también con el nombre de Simón el Mago, es quizá uno de los casos más interesantes y de los que menos se tiene conocimiento, de él se menciona muy poco en la Biblia en Hechos 8:9-24; pero en los escritos apócrifos existen muchas referencias de este personaje.

Simón el Mago, fue un líder religioso samaritano contemporáneo a Jesús y es considerado como “El padre de la gnosis.” Nació en Gitta, Samaria; se declara el verdadero Cristo y predica su doctrina acompañado de Helena, una prostituta de quien afirmanban sus seguidores era la encarnación del pensamiento divino. Simón Magnus usaba la magia y se dice incluso que hacía milagros; algunos escritos apócrifos dicen que Simón levitaba. Sus detractores, entre ellos discípulos de Cristo como Aquila y Niceto, reconocían que Simón el Mago era capaz de realizar los milagros que Jesús, éstos no eran debidos a una naturaleza divina del “impostor”, sino a la magia, y recordemos que ya desde el cristianismo primitivo la magia fue absolutamente rechazada.

Además de Aquila y Niceto, es posible encontrar otras referencias de Simón el Mago en San Justino Mártir e Ireneo quienes cuentan que Simón era adorado en la forma de Zeus (principal dios de la mitología griega) y Helena en la de Atenea (diosa griega de la sabiduría). Hipólito, por su parte, da informaciones muy detalladas del “Simonianismo.” Algunos afirman incluso que Simón el Mago pudo ser Pablo de Tarso una vez que se convirtió al Cristianismo.

Es curioso que en el Nuevo Testamento sólo se mencione en una ocasión, se le presente como un adversario de cristo y teniendo un conflicto con Pedro, el principal discípulo de Jesús:

De esta manera, vemos como para los primeros cristianos Simón el Mago era no sólo un impostor, sino una especie de Anticristo, el adversario de Jesús. Sin embargo, sus seguidores se extendieron desde Samaria hasta Fenicia y durante buena parte del siglo I fue un movimiento muy fuerte. No es de sorprender que Simón apenas sean mencionados en el Nuevo Testamento, conforme los cristianos fueron ganando terreno y el cristianismo se extendió por Occidente, es evidente que los textos bíblicos se fueran ajustando a lo más conveniente para esta naciente religión.

Aunque en textos apócrifos hay varias referencias a Simón el Mago, ninguna de ellas se menciona con certeza el lugar y circunstancias de su muerte, hay dos teorías de su muerte: en el escrito apócrifo de Hechos de Pedro, se decía que mientras Simón mostraba a Pedro que podía volar, sufrió una caída y murió; la otra teoría proviene también de un escrito apócrifo donde Simón discutía con los discípulos y Pedro le pide que sea enterrado y resucite al tercer día, Simón es enterrado pero no hay tal resurrección.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s