PALESTINA y los PALESTINOS ¿De donde vinieron los Palestinos? ¿Son ellos descendientes de los cananeos biblicos? ¿Por qué están ellos constatemente en guerra con los Israelitas? ¿Es “Palestina” el nombre propio y original de la Tierra Santa? Aquí están las respuestas para estas y para otras preguntas importantes. Todos los días, las noticias de primera plana pregonan los últimos desarrollos de la crisis en Israel. El estado Judio ha tenido que responder al terrorismo desenfrenado contra sus ciudadanos, encontrando y eliminando las cadenas terroristas. La prensa describe a los terroristas como victimas y heroes, a la misma vez que condenan unánimemente la reacción de Israel. Tres decadas de “negociaciones” con los Palestinos han producido acuerdos, que han sido quebrantados, más terrorismo, y ¡ninguna paz! Para entender este conflicto, los participantes y sus motivos deben ser entendido. Comencemos en como esta area recibió su nombre. Origen del Nombre Palestina El nombre Palestina abarca la antigua Tierra Santa y la nación moderna de Israel. Pero no es el nombre original de ese pais. Los Romanos asignaron ese nombre como en el segundo siglo D.C. Para poder apreciar la presión que le pusieron a los judios en Judea y en Jerusalen durante este tiempo, algunos antecedentes historiales son necesarios. Una sublevación Judia ocurrió un poco antes del 70 D.C., cuando los Romanos saquearon a Jerusalen después de un amargo asedio. La rebelión fue causada por las fuerzas de ocupación Romana. Oficiales Romanos le robaban continuamente a los sacerdotes judios sus artículos de valor, y después les demandaban que pagaran recompensa si las querian devueltas a ellos. Ellos saqueaban el templo y robaban los trajes decorados—junto con otros tesoros sagrados. Esto sobrepasó el punto final, y la rebelión inevitable comenzó (Guerras de los Judios, Josefo, Libro 2, capitulos 14-16). Los relatos torcidos por la historia y por Hollywood describen a los Romanos como personas de tipo militar, racionales y serenos. Sin embargo, este no era precisamente el caso. Los sobrevivientes de la rebelión del año 70 D.C. fueron sometidos a provocaciones similares que causaron otra rebelión en el año 132 D.C. Los Romanos vencieron otra vez, y la rebelión terminó en el 135 D.C. El Emperador Romano Adriano (Publios Aelios Adrianos) castigó a los Judios sobrevivientes. El renombró a Jerusalen con su nombre y como el dios Jupiter Capitolinos—Aelia Capitolina. El entonces le impuso la panalidad de muerte a cualquier Judio que entrara en la ciudad. Algunos historiadores dicen que en este periodo de tiempo fue posiblemente cuando los Romanos le dieron el nombre a Judea de Palestina. Otros creen que el cambio ocurrió mas o menos como un siglo mas tarde, después que Constantino estableció la parte del este, o la parte Bizantina del Imperio Romano. La siguiente cita demuestra esta creencia: “Hasta el periodo de la ocupación Romana esta area del [Oriente Medio después designada como “Palestina”] fue subdividida en provincias independientes o reinos…pero nunca unida bajo una designación colectiva. La extensión del nombre Palestina mas allá de los limites de Filistea apropiadamente no es mas vieja que el Periodo Bizantino” (Enciclopedia Britanica, edi. 11, Vol. 20, pg. 601). Así que, el termino Romano de “Palestina” llegó a la existencia mucho después que las Escrituras habian sido canonizadas. El término “Aelia Capitolina” no duró para Jerusalen, pero “Palestina” si de alguna forma se le fue arregalado a que le permaneciera a la región incluyendo a Judea y sus alrrededores. Pudiendo entenderlos, los Judios descendientes de los que han estado viviendo allí desde esos tiempos, han estado rechazando ese nombre. La Tierra Santa Nunca es Llamada Palestina en Las Escrituras Algunos creen que Israel hoy día fue una vez miles de años atrás llamada Palestina. La palabra Palestina no aparece en el Hebreo original o en la traducción Griega de la Biblia. El término Hebreo Pelesheth, la cual se refiere a la tierra antigua de los Filisteos—Filistea—es mal traducida en la Versión King James como “Palestina” en Exodos 15:14, en Isaías 14:29 y 31, y también como “Palestina” en Joel 3:4. La Versión New King James correctamente dice “Philistia”—la tierra de los Filisteos al igual que el Español que dice correctamente Filistea en la Reina Valera en todos los versículos anotados arriba. La Biblia no usa el término “Palestina” o “Palestinos” para designar alguna locación geografica o a personas. Ni tampoco el historiador Josephus usa esos términos en sus obras principales, Antiquities of the Jews y Wars of the Jews (Antiguedades de los Judios y Guerras de los Judios). Estos recientes términos relativamente no pueden cambiar la historia—y mucho menos las Escrituras. En el Nuevo Testamento, otros términos denotan los territorios de esa region. Por ejemplo, en Lucas 1:5, Herodes (el Grande) es el Rey de Judea. En Lucas 3:1, encontramos otras referencias: Poncio Pilato gobernador de Judea; Herodes (Antipas), tetrarca de galilea; Felipe, tetrarca de Iturea (noroeste de Judea); y Lisanias, tetrarca de Abilinia (cerca de Iturea). Fijese que no hay “rey,” “gobernador” o “tetrarca” de Palestina en ningun lugar de las Escrituras—más prueba de que “Palestina” no era un término antiguo. La Historia Secular Encuentra a “Palestina” Sin Ningun Merito Fijese en el siguiente comentario, de la Enciclopedia Britanica, edi. 11: “Palestina, un nombre geografico de aplicación general. Se requiere una etimológica estricta para denotar la estrecha y exclusiva tierra de la costa que una vez era ocupada por los Filisteos, de donde el nombre es derivado…Las subdivisiones modernas bajo la jurisdicción del Imperio Otomano no tienen en ningun sentido fronteras o limites con aquellos de la antiguedad, y por lo tanto no se dan el lujo de tener fronteras por las que Palestina pueda ser separada exactamente del resto de Siria en el norte, o de los desiertos Sineos y Arabes en el sur…” (pg. 600). Estos historiadores claramente dan a entender que (1) las fronteras están borrosas, (2) el nombre territorial quebranta muchas de las reglas del antiguo lenguaje, y (3) como mejor se puede explicar, ese nombre se usa allí con “aplicación flexible.” (Las fronteras estuvieron en efecto en el 1910, cuando estas fuentes de origen fueron escritas. El Imperio Otomano todavía controlaba la region, y Judea fue designada como parte de Siria.) En pocas palabras, por el estandar de Dios, el término “Palestina” es ilegitimo. (Hablaremos de esto mas adelante.) El nombrar a toda esta region en honor de los Filisteos—enemigos amargos de Israel por muchos siglos—es un insulto para los Judios. Los Romanos escogieron este nombre porque ellos sabian que eso seria una abominación para los Judios. Por estas razones, algunos lideres politicos y congresistas bien informados todavía denuncian el término “Palestina.” Una de las mas conocidas es la Dama Margaret Thatcher (antigua primer ministro de Gran Bretaña), una de las pocas figuras publicas que no está intimidada por la “exactitud politica.” Las Personas del Medio Oriente Mientras que ellos estaban en Egipto, Dios le reveló a Israel como ellos obtendrian la tierra de Canaán—la Tierra Prometida: “Y Yo he descendido para librarlos [Israelitas] de las manos de los egipcios, y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y ancha, a tierra que fluye leche y miel, a los lugares del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo” (Exo. 3:8). Estas personas, así como pueden ser trazados sus linajes, eran descendientes de Cam. Colectivamente, ellos eran llamados Cananeos, y la tierra con frecuencia se le llama Canaán (Gen. 10:15-20). Los Palestinos de hoy día insisten que ellos habitaron la tierra de Canaán antes de que Dios se la diera a Israel. Pero ellos están seriamente malinformados o voluntariamente ignorantes. Los cananeos representados aquí arriba definitivamente no eran de descendencia árabe. El pueblo Árabe es descendiente de Ismael, que descendió de Sem. Las personas de Tunisia, Malta, Algeria y Sicilia de hoy día tienen descendencia similar como estos cananeos. Las personas que ahora se dicen ser Palestinos correctamente reconocen su origen ancestral con Abraham igual que los Judios y los Árabes reclaman. Vamos a revisar algunos linajes de las tribus para entender mejor el origen de los Judíos y los Árabes. Abraham tenia dos hijos: Isaac (por su esposa, Sara) e Ismael (por Agar, su sierva). Aunque Abraham le pasó la primogenitura a Isaac, Ismael también fue bendecido, convirtiendose en el primogenito de los Árabes. Doce principes, hijos de Ismael (Gen. 25:16), llegaron a ser las principales naciones Árabes—y no tribus nómadas insignificantes. Estas personas se mezclaron en los matrimonios y primordialmente con los Egipcios y estaban localizados en areas al sur de Canaán, conocido como Arabia. Isaac tuvo dos hijos: Jacob y Esaú. La primogenitura que Dios le dio a Abraham y a Isaac fue después pasada a Jacob. Esaú, como su tio Ismael, también fue bendecido con riquezas y descendientes. El se fue lejos de Canaán a una region llamada Monter Seir, al sur de la tierra de Moab (sureste del Mar Muerto). Esaú también fue llamado Edom, y sus descendientes fueron conocidos como Edomitas. Muchos gobernantes, nobles y reyes nacieron de Esaú (Gen. 36). Esaú se casó con Mahalat, la hija de Ismael (Gen. 28:9). El también tuvo muchas esposas de varias naciones. Sus descendientes continuaron casandose con las familias de Ismael, al igual que con otros pueblos. Mientras tanto, Jacob, a quien Dios le cambió el nombre a Israel, tuvo doce hijos—Rubén, Simeón, Leví, Judá, Isacar, Zabulón, Dan, Gad, Aser, Neftalí, José y Benjamín—las doce tribus de Israel. Mientras que estuvieron en Egipto por casi dos siglos y medio, las tribus de Israel crecieron en grandes cantidades. La primogenitura fue trasladada de Jacob (o Israel) a los hijos de José, Efraín y Manasés. Israel en efecto se convirtió en trece tribus. La primogenitura permaneció con Efraín y Manasés, y comenzó a ser cumplida alrededor del año 1800 D.C. Israel y Judá Después del tiempo del Rey Salomon, la nación original de Israel se dividió en dos naciones: Judá e Israel (hacia el norte de Judá). Judá consistia de las tribus de Judá y Benjamín al igual que la mayor parte de la tribu de Leví. Estas personas llegaron a ser conocidas como Judios. En realidad, la primera vez que la palabra “Judio” es encontrada en la Biblia es en II Reyes 16:6, cuando los Judios (aliados con Siria) estaban en guerra contra Israel. Las diez tribus del norte de Israel fueron llevadas al cautiverio por los Asirios en los años 721-718 A.C. y desde entonces se conocen como las “diez tribus perdidas de Israel.” Los Judios permanecieron en la tierra de Judá (después conocida como Judea). Los Asirios pusieron a otras personas en la tierra antiguamente habitada por las diez tribus de Israel. Estos nuevos habitantes fueron llamados Samaritanos y fueron trasplantados de una region cerca de Babilonia. Alrededor del 600 A.C., los Judios fueron llevados cautivos por Babilonia. Un remanente de ellos regresaron aproximadamente 70 años después. La mayor parte de los Judios permanecieron dispersados entre las otras naciones después del cautiverio. Los Judios que volvieron encontraron muchas oposiciones de muchas personas, entre ellos estaban los Samaritanos. También encontraron oposición en menor grado, de las personas de Amon y Moab. Los Amonitas y Moabitas—hijos de Lot, sobrino de Abraham—eran familiares distantes de los Judios. Los mas amargos rivales de los Judios durante esta era probablemente eran los Edomitas—hijos de Esaú. Después, el Imperio de Alejandro el Magno dominó esta region, y los rivales locales fueron reprimidos. Una serie de guerras continuaron entre los Imperios Seléucidas de Siria y Tolomeos de Egipto—fragmentos de la división del Imperio anterior de Alejandro—dominó el segundo siglo A.C. Después llegó la era Romana y sus provocaciones a los lideres religiosos Judios, como fue mencionado anteriormente. Las Masas de Palestina Muchos cambios de poblaciones ocurrieron en esta area antes de que llegaran los Judios entre los años 1917 y 1948: “El esparcimiento Islamico introdujo un considerable inculcación Árabe. Aquellos del sur de Arabia eran conocidos como la tribu de Yaman, y los del norte de Arabia los Kais (Quais). Estas dos divisiones retenieron con ellos a las poblaciones campesinas que anteriormente residian, y que todavía nominalmente existen [desde el 1910]; y que desde mediados del siglo 19 ellos eran una fuente de discusiones y derramadores de sangre.” (Enciclopedia Britanica, edic. 11, Vol. 20, pg. 604). Note que estas personas tenian inclinación de discutir y pelear entre ellos mismos. La “impregnación” de los Árabes coincidió con la expansión Islamica. Estas olas de migraciones ocurrieron mientras los Turcos empujaban hacia el norte, esparciendo a los Islámicos a punta de espada. Como por el decimo siglo D.C., los Turcos habian conquistado la antigua tierra de Judea, al igual que a Jordán, Siria y el Lebano. Para el siglo once ellos controlaban la mayor parte de Asia Menor. Los Árabes—descendientes de Ismael al igual que de Esaú—reclamaron esa tierra desde ese tiempo hasta el presente. Muchas de las nacionalidades particulares que viven en Judea y Jerusalén ni se ligan ni tienen matrimonios mixtos con otras personas o nacionalidades. Note esta referencia acerca de los Samaritanos: “Las comunidades mas interesantes que no son Árabes en el pais, sin embargo, es sin duda alguna la secta Samaritana en Nablus (Siquem); un grupo que gradualmente está desapareciendo, y que ha mantenido una existencia independiente desde el tiempo en que fueron asentados allí por los Asirios para que ocuparan la tierra que habian dejado desierta por causa del cautiverio del reino de Israel” (Ibid.). Al igual que los Samaritanos, la naciones Cananeas originales y los Filisteos también se disminuyeron en cantidad ya que muchos habian emigrado. Mucho de esto ocurrió durante el tiempo de David y Salomon. Un ejemplo eran los Heveos, que fueron constituidos “leñadores y aguadores” (Josue 9:21). “A todos los pueblos que quedaron de los Amorreos, Heteos, Ferezeos, Heveos y Jebuseos, que no eran de los hijos de Israel; a sus hijos que quedaron en la tierra después de ellos, que los hijos de Israel no pudieron acabar, hizo Salomon que sirviesen con tributo hasta hoy” (I Reyes 9:20-21). Los descendientes modernos de estos antiguos sirvientes solo existen ocasionalmente hoy día en linajes de ciertos modernos habitantes de la nación de Israel. El porcentaje de esa linea de sangre serian ahora muy pequeña, habiendo sido disluida a través de muchas generaciones. Los Árabes son la mayor cantidad de los residentes que han permanecido en esta area. No solo es el término “Palestina” encontrado en su origen mucho después de la era Bizantina, sino que estos Árabes que se nombran ellos mismos como “Palestinos” no habian hecho ninguna reclamación de la Tierra Santa como hasta el decimo siglo D.C. Relativamente allí habian muy pocos Árabes en esa region cuando los Judios decidieron regresar en 1917. Poco tiempo antes que esto, la población de la Tierra Santa se estimaba a que tenia una cantidad de 650,00 residentes permanentes. Mas del 65% eran Islamicos (ibid.). Solamente después de que los Judios establecieron su nación en 1948, fue que las masas de pueblos Árabes se sintieron atraidos por este territorio en particular. La población Palestina aumentó dramaticamente después de que los Judios mejoraron por gran cantidad la producción agricultural. Ellos establecieron irrigaciones y volvieron a introducir las formas eficientes de la agricultura. Comprensiblemente, muchos tomaron ventaja de los empleos proporcionados por los Judios para desarrollar la tierra y edificar las infraestructuras necesarias para la pequeña nación de Israel. Estos obreros locales eran llamados fellahin, o trabajadores agriculturales. Anteriormente, los Árabes [fellahin] solamente habian usado metodos primitivos. Sin las innovaciones introducidas por los Judios, el fellahin habia estado controlado por su propia superstición, que le prohibia avanzar en la eficiencia agricultural. Así que, al principio existía un beneficio mutuo, y los dos pueblos trabajaron juntos en acuerdo. Pero los Judios nunca fueron bienvenidos por los lideres Árabes que tenian guardado celos y viejos resentimientos. Ninguna consideración se le fue dada a la buena voluntad de los Judios de poner avances a la causa del fellahin. Golda Meir, antigua Primer Ministro de Israel, expresó unos puntos muy importante acerca de esto. Herbert W. Armstrong, amigo de confianza de la Sra. Meir y de otros lideres del Medio Oriente, grabó sus palabras en 1971. Tenga en mente que esta declaración fue dada después de la Guerra del 1967: “Entonces ella nos dijo acerca de lo dispuesto que estaban los Israelitas, y la habilidad que tenian para ayudar a sus vecinos los Árabes. Esta pequeña pero increible nación ahora envia a sus expertos y sus tecnologias a las mas profundas partes del Africa y a otros remotos paises en el mundo para ayudar a naciones de pocos desarrollos. “’Que facil seria, ‘ dijo ella sinceramente, ‘ enviar a estos mismos equipos a través de la frontera hacia Jordan, o cruzar el canal hacia Egipto, cuanta mas prosperidad y felicidad le daria a toda esta area del mundo con paz… “’Nosotros no queremos estar ganando una y otra victoria mas,’ ella añadió. ‘Nosotros solo queremos paz…’” Entonces el Sr. Armstrong reflexionó en las palabras de la Sra. Meir: “Que tragedia mas deplorable que todo el mundo no puede en el presente tener la clase de paz, con la prosperidad y felicidad que la Primer Ministro Golda Meir tiene como deceo para—cada nación cooperando con sus vecinos. “Pero la razón es hecha un resumen en la declaración biblica: ‘El camino de la paz ellos no lo conocen.’ Tiene que haber por necesidad, una causa por cada efecto, Va a tener que haber una causa para producir la paz. Esa causa es una forma de vida” (Autobiografía de Herbert W. Armstrong, Vol. 2, pgs. 500-501). Hoy día, los lideres Palestinos y clérigos Islamicos han rechazado acciones de cooperación de los Judios, porque el odio antiguo se atraviesa en sus caminos. El unico plan que ellos tienen con respecto a Israel no es nada menos que la extinción total de todos los Judios. Propiedad del territorio es otro tema de controversia. Los Palestinos dicen ser los antiguos dueños de Palestina. Sin embargo podemos ver de que ellos tomaron posesión de la tierra en la estela de la campaña Turca a través de esa región alrededor del decimo siglo D.C. La reclamación hecha por la antigua Israel antecede esta reclamación como por 2,300 años. Que ironia que estos Palestinios acusan a los Judios de quitarles sus hogares cuando (1) la mayor parte de ellos se mudaron para Israel después de que los Judios habian reclamado esa tierra por estar en desolación y ruinas, y (2) sus familias Árabes en el mundo son dueños de mas de 1,000 veces la cantidad de tierra, que las tierras que existen alrededor de la pequña Israel. ¿Recuerda usted cuando miles de Palestinos fueron expulsados de Kuwait en 1991 después de que fueron encontrados conspirando con los Iraquies para traicionar a sus anfitriones? Las siguientes escrituras demuestran como el verdadero Propietario de esta y de todas las tierras, expresa este “traspaso de tierra”: “De esta manera dio el Eterno a Israel toda la tierra que habia jurado dar a sus padres, y la poseyeron y habitaron en ella. Y el Eterno les dio reposo alrededor, conforme a todo lo que había jurado a sus padres; y ninguno de todos sus enemigos pudo hacerles frente, porque el Eterno entregó en sus manos a todos sus enemigos. No faltó palabra de todas las buenas promesas que el Eterno había hecho a la casa de Israel; todo se cumplió” (Jos. 21:43-45). Josué 24:13 cubre mas detalles: “Y Yo [el Eterno] os di la tierra por la cual nada trabajasteis, y las ciudades que no edificasteis, en las cuales morais; y de las viñas y olivares que no plantasteis, coméis.” La Solución Por Venir Hoy día, los Árabes Islamicos (descendientes de Ismael y Esaú) comparten la misma rivalidad y sospechas de los Judios que siempre han tenido de Israel. Pero sus rivalidades son mas intensificadas por los fundamentalistas Islamicos que están a favor de la destrucción de los Judios y de Israel. El enemigo mas peligroso del oeste—al igual que de los Judios—es el incesante mensaje Islamico que encienden las llamas del odio y venganza, que encienden los fuegos del terrorismo. Los Palestinos han vivido cerca de los Judios por mas de medio siglo. Esta proximidad al “enemigo” les causa tener mas valor con los que cometen delitos de terrorismo. Aunque, los Palestinos han servido como sustitutos para los estados terroristas de Siria, Iran, e Iraq, confrontando a los Judios con terrorismos que aumentan. Para poder ver a través del humo en la crisis del Medio-Oriente, un entendimiento claro acerca de Palestina y los Palestinos es muy importante. Vivimos en tiempos trascedentales. ¡Los eventos en esta area crucial pronto darán un impacto a todos! Este odio de miles de años muy pronto estallará, instigado por el “dios de este mundo,” Satanas el diablo (II Cor. 4:4). El es la causa de esta naturaleza humana, la causa de todas las guerras, maldades, y completa confusión: “¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, las cuales combaten en vuestros miembros? Codiciáis, y no tenéis; matáis y ardéis de envidia, y no podéis alcanzar; combatís y lucháis, pero no tenéis lo que deseáis, porque no pedís. Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites” (Santiago 4:1-3). Satanas es el gran engañador; tan grande que la mayoria ni siquiera pueden creer que el existe (Apo. 12:9). (Solicite nuestro folleto gratis ¿Quién es el DIABLO?, UN MUNDO EN CAUTIVERIO, y ¿Creó Dios LA NATURALEZA HUMANA?, para aprender mas.) La paz verdadera—la clase que dura para siempre—no vendrá hasta el final de esta era. (Para mas información lea nuestro folleto gratis Como Vendrá LA PAZ MUNDIAL. Usted encontrará que este le abrirá los ojos—como lo es nuestro folleto El MEDIO-ORIENTE en las Profecias de la Biblia.) El dilema presente no estará resuelto hasta la llegada del Rey de Paz—Jesucristo—y el reino de Dios.EXISTIO PALESTINAPALESTINA y los PALESTINOS ¿De donde vinieron los Palestinos? ¿Son ellos descendientes de los cananeos biblicos? ¿Por qué están ellos constatemente en guerra con los Israelitas? ¿Es “Palestina” el nombre propio y original de la Tierra Santa? Aquí están las respuestas para estas y para otras preguntas importantes. Todos los días, las noticias de primera plana pregonan los últimos desarrollos de la crisis en Israel. El estado Judio ha tenido que responder al terrorismo desenfrenado contra sus ciudadanos, encontrando y eliminando las cadenas terroristas. La prensa describe a los terroristas como victimas y heroes, a la misma vez que condenan unánimemente la reacción de Israel. Tres decadas de “negociaciones” con los Palestinos han producido acuerdos, que han sido quebrantados, más terrorismo, y ¡ninguna paz! Para entender este conflicto, los participantes y sus motivos deben ser entendido. Comencemos en como esta area recibió su nombre. Origen del Nombre Palestina El nombre Palestina abarca la antigua Tierra Santa y la nación moderna de Israel. Pero no es el nombre original de ese pais. Los Romanos asignaron ese nombre como en el segundo siglo D.C. Para poder apreciar la presión que le pusieron a los judios en Judea y en Jerusalen durante este tiempo, algunos antecedentes historiales son necesarios. Una sublevación Judia ocurrió un poco antes del 70 D.C., cuando los Romanos saquearon a Jerusalen después de un amargo asedio. La rebelión fue causada por las fuerzas de ocupación Romana. Oficiales Romanos le robaban continuamente a los sacerdotes judios sus artículos de valor, y después les demandaban que pagaran recompensa si las querian devueltas a ellos. Ellos saqueaban el templo y robaban los trajes decorados—junto con otros tesoros sagrados. Esto sobrepasó el punto final, y la rebelión inevitable comenzó (Guerras de los Judios, Josefo, Libro 2, capitulos 14-16). Los relatos torcidos por la historia y por Hollywood describen a los Romanos como personas de tipo militar, racionales y serenos. Sin embargo, este no era precisamente el caso. Los sobrevivientes de la rebelión del año 70 D.C. fueron sometidos a provocaciones similares que causaron otra rebelión en el año 132 D.C. Los Romanos vencieron otra vez, y la rebelión terminó en el 135 D.C. El Emperador Romano Adriano (Publios Aelios Adrianos) castigó a los Judios sobrevivientes. El renombró a Jerusalen con su nombre y como el dios Jupiter Capitolinos—Aelia Capitolina. El entonces le impuso la panalidad de muerte a cualquier Judio que entrara en la ciudad. Algunos historiadores dicen que en este periodo de tiempo fue posiblemente cuando los Romanos le dieron el nombre a Judea de Palestina. Otros creen que el cambio ocurrió mas o menos como un siglo mas tarde, después que Constantino estableció la parte del este, o la parte Bizantina del Imperio Romano. La siguiente cita demuestra esta creencia: “Hasta el periodo de la ocupación Romana esta area del [Oriente Medio después designada como “Palestina”] fue subdividida en provincias independientes o reinos…pero nunca unida bajo una designación colectiva. La extensión del nombre Palestina mas allá de los limites de Filistea apropiadamente no es mas vieja que el Periodo Bizantino” (Enciclopedia Britanica, edi. 11, Vol. 20, pg. 601). Así que, el termino Romano de “Palestina” llegó a la existencia mucho después que las Escrituras habian sido canonizadas. El término “Aelia Capitolina” no duró para Jerusalen, pero “Palestina” si de alguna forma se le fue arregalado a que le permaneciera a la región incluyendo a Judea y sus alrrededores. Pudiendo entenderlos, los Judios descendientes de los que han estado viviendo allí desde esos tiempos, han estado rechazando ese nombre. La Tierra Santa Nunca es Llamada Palestina en Las Escrituras Algunos creen que Israel hoy día fue una vez miles de años atrás llamada Palestina. La palabra Palestina no aparece en el Hebreo original o en la traducción Griega de la Biblia. El término Hebreo Pelesheth, la cual se refiere a la tierra antigua de los Filisteos—Filistea—es mal traducida en la Versión King James como “Palestina” en Exodos 15:14, en Isaías 14:29 y 31, y también como “Palestina” en Joel 3:4. La Versión New King James correctamente dice “Philistia”—la tierra de los Filisteos al igual que el Español que dice correctamente Filistea en la Reina Valera en todos los versículos anotados arriba. La Biblia no usa el término “Palestina” o “Palestinos” para designar alguna locación geografica o a personas. Ni tampoco el historiador Josephus usa esos términos en sus obras principales, Antiquities of the Jews y Wars of the Jews (Antiguedades de los Judios y Guerras de los Judios). Estos recientes términos relativamente no pueden cambiar la historia—y mucho menos las Escrituras. En el Nuevo Testamento, otros términos denotan los territorios de esa region. Por ejemplo, en Lucas 1:5, Herodes (el Grande) es el Rey de Judea. En Lucas 3:1, encontramos otras referencias: Poncio Pilato gobernador de Judea; Herodes (Antipas), tetrarca de galilea; Felipe, tetrarca de Iturea (noroeste de Judea); y Lisanias, tetrarca de Abilinia (cerca de Iturea). Fijese que no hay “rey,” “gobernador” o “tetrarca” de Palestina en ningun lugar de las Escrituras—más prueba de que “Palestina” no era un término antiguo. La Historia Secular Encuentra a “Palestina” Sin Ningun Merito Fijese en el siguiente comentario, de la Enciclopedia Britanica, edi. 11: “Palestina, un nombre geografico de aplicación general. Se requiere una etimológica estricta para denotar la estrecha y exclusiva tierra de la costa que una vez era ocupada por los Filisteos, de donde el nombre es derivado…Las subdivisiones modernas bajo la jurisdicción del Imperio Otomano no tienen en ningun sentido fronteras o limites con aquellos de la antiguedad, y por lo tanto no se dan el lujo de tener fronteras por las que Palestina pueda ser separada exactamente del resto de Siria en el norte, o de los desiertos Sineos y Arabes en el sur…” (pg. 600). Estos historiadores claramente dan a entender que (1) las fronteras están borrosas, (2) el nombre territorial quebranta muchas de las reglas del antiguo lenguaje, y (3) como mejor se puede explicar, ese nombre se usa allí con “aplicación flexible.” (Las fronteras estuvieron en efecto en el 1910, cuando estas fuentes de origen fueron escritas. El Imperio Otomano todavía controlaba la region, y Judea fue designada como parte de Siria.) En pocas palabras, por el estandar de Dios, el término “Palestina” es ilegitimo. (Hablaremos de esto mas adelante.) El nombrar a toda esta region en honor de los Filisteos—enemigos amargos de Israel por muchos siglos—es un insulto para los Judios. Los Romanos escogieron este nombre porque ellos sabian que eso seria una abominación para los Judios. Por estas razones, algunos lideres politicos y congresistas bien informados todavía denuncian el término “Palestina.” Una de las mas conocidas es la Dama Margaret Thatcher (antigua primer ministro de Gran Bretaña), una de las pocas figuras publicas que no está intimidada por la “exactitud politica.” Las Personas del Medio Oriente Mientras que ellos estaban en Egipto, Dios le reveló a Israel como ellos obtendrian la tierra de Canaán—la Tierra Prometida: “Y Yo he descendido para librarlos [Israelitas] de las manos de los egipcios, y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y ancha, a tierra que fluye leche y miel, a los lugares del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo” (Exo. 3:8). Estas personas, así como pueden ser trazados sus linajes, eran descendientes de Cam. Colectivamente, ellos eran llamados Cananeos, y la tierra con frecuencia se le llama Canaán (Gen. 10:15-20). Los Palestinos de hoy día insisten que ellos habitaron la tierra de Canaán antes de que Dios se la diera a Israel. Pero ellos están seriamente malinformados o voluntariamente ignorantes. Los cananeos representados aquí arriba definitivamente no eran de descendencia árabe. El pueblo Árabe es descendiente de Ismael, que descendió de Sem. Las personas de Tunisia, Malta, Algeria y Sicilia de hoy día tienen descendencia similar como estos cananeos. Las personas que ahora se dicen ser Palestinos correctamente reconocen su origen ancestral con Abraham igual que los Judios y los Árabes reclaman. Vamos a revisar algunos linajes de las tribus para entender mejor el origen de los Judíos y los Árabes. Abraham tenia dos hijos: Isaac (por su esposa, Sara) e Ismael (por Agar, su sierva). Aunque Abraham le pasó la primogenitura a Isaac, Ismael también fue bendecido, convirtiendose en el primogenito de los Árabes. Doce principes, hijos de Ismael (Gen. 25:16), llegaron a ser las principales naciones Árabes—y no tribus nómadas insignificantes. Estas personas se mezclaron en los matrimonios y primordialmente con los Egipcios y estaban localizados en areas al sur de Canaán, conocido como Arabia. Isaac tuvo dos hijos: Jacob y Esaú. La primogenitura que Dios le dio a Abraham y a Isaac fue después pasada a Jacob. Esaú, como su tio Ismael, también fue bendecido con riquezas y descendientes. El se fue lejos de Canaán a una region llamada Monter Seir, al sur de la tierra de Moab (sureste del Mar Muerto). Esaú también fue llamado Edom, y sus descendientes fueron conocidos como Edomitas. Muchos gobernantes, nobles y reyes nacieron de Esaú (Gen. 36). Esaú se casó con Mahalat, la hija de Ismael (Gen. 28:9). El también tuvo muchas esposas de varias naciones. Sus descendientes continuaron casandose con las familias de Ismael, al igual que con otros pueblos. Mientras tanto, Jacob, a quien Dios le cambió el nombre a Israel, tuvo doce hijos—Rubén, Simeón, Leví, Judá, Isacar, Zabulón, Dan, Gad, Aser, Neftalí, José y Benjamín—las doce tribus de Israel. Mientras que estuvieron en Egipto por casi dos siglos y medio, las tribus de Israel crecieron en grandes cantidades. La primogenitura fue trasladada de Jacob (o Israel) a los hijos de José, Efraín y Manasés. Israel en efecto se convirtió en trece tribus. La primogenitura permaneció con Efraín y Manasés, y comenzó a ser cumplida alrededor del año 1800 D.C. Israel y Judá Después del tiempo del Rey Salomon, la nación original de Israel se dividió en dos naciones: Judá e Israel (hacia el norte de Judá). Judá consistia de las tribus de Judá y Benjamín al igual que la mayor parte de la tribu de Leví. Estas personas llegaron a ser conocidas como Judios. En realidad, la primera vez que la palabra “Judio” es encontrada en la Biblia es en II Reyes 16:6, cuando los Judios (aliados con Siria) estaban en guerra contra Israel. Las diez tribus del norte de Israel fueron llevadas al cautiverio por los Asirios en los años 721-718 A.C. y desde entonces se conocen como las “diez tribus perdidas de Israel.” Los Judios permanecieron en la tierra de Judá (después conocida como Judea). Los Asirios pusieron a otras personas en la tierra antiguamente habitada por las diez tribus de Israel. Estos nuevos habitantes fueron llamados Samaritanos y fueron trasplantados de una region cerca de Babilonia. Alrededor del 600 A.C., los Judios fueron llevados cautivos por Babilonia. Un remanente de ellos regresaron aproximadamente 70 años después. La mayor parte de los Judios permanecieron dispersados entre las otras naciones después del cautiverio. Los Judios que volvieron encontraron muchas oposiciones de muchas personas, entre ellos estaban los Samaritanos. También encontraron oposición en menor grado, de las personas de Amon y Moab. Los Amonitas y Moabitas—hijos de Lot, sobrino de Abraham—eran familiares distantes de los Judios. Los mas amargos rivales de los Judios durante esta era probablemente eran los Edomitas—hijos de Esaú. Después, el Imperio de Alejandro el Magno dominó esta region, y los rivales locales fueron reprimidos. Una serie de guerras continuaron entre los Imperios Seléucidas de Siria y Tolomeos de Egipto—fragmentos de la división del Imperio anterior de Alejandro—dominó el segundo siglo A.C. Después llegó la era Romana y sus provocaciones a los lideres religiosos Judios, como fue mencionado anteriormente. Las Masas de Palestina Muchos cambios de poblaciones ocurrieron en esta area antes de que llegaran los Judios entre los años 1917 y 1948: “El esparcimiento Islamico introdujo un considerable inculcación Árabe. Aquellos del sur de Arabia eran conocidos como la tribu de Yaman, y los del norte de Arabia los Kais (Quais). Estas dos divisiones retenieron con ellos a las poblaciones campesinas que anteriormente residian, y que todavía nominalmente existen [desde el 1910]; y que desde mediados del siglo 19 ellos eran una fuente de discusiones y derramadores de sangre.” (Enciclopedia Britanica, edic. 11, Vol. 20, pg. 604). Note que estas personas tenian inclinación de discutir y pelear entre ellos mismos. La “impregnación” de los Árabes coincidió con la expansión Islamica. Estas olas de migraciones ocurrieron mientras los Turcos empujaban hacia el norte, esparciendo a los Islámicos a punta de espada. Como por el decimo siglo D.C., los Turcos habian conquistado la antigua tierra de Judea, al igual que a Jordán, Siria y el Lebano. Para el siglo once ellos controlaban la mayor parte de Asia Menor. Los Árabes—descendientes de Ismael al igual que de Esaú—reclamaron esa tierra desde ese tiempo hasta el presente. Muchas de las nacionalidades particulares que viven en Judea y Jerusalén ni se ligan ni tienen matrimonios mixtos con otras personas o nacionalidades. Note esta referencia acerca de los Samaritanos: “Las comunidades mas interesantes que no son Árabes en el pais, sin embargo, es sin duda alguna la secta Samaritana en Nablus (Siquem); un grupo que gradualmente está desapareciendo, y que ha mantenido una existencia independiente desde el tiempo en que fueron asentados allí por los Asirios para que ocuparan la tierra que habian dejado desierta por causa del cautiverio del reino de Israel” (Ibid.). Al igual que los Samaritanos, la naciones Cananeas originales y los Filisteos también se disminuyeron en cantidad ya que muchos habian emigrado. Mucho de esto ocurrió durante el tiempo de David y Salomon. Un ejemplo eran los Heveos, que fueron constituidos “leñadores y aguadores” (Josue 9:21). “A todos los pueblos que quedaron de los Amorreos, Heteos, Ferezeos, Heveos y Jebuseos, que no eran de los hijos de Israel; a sus hijos que quedaron en la tierra después de ellos, que los hijos de Israel no pudieron acabar, hizo Salomon que sirviesen con tributo hasta hoy” (I Reyes 9:20-21). Los descendientes modernos de estos antiguos sirvientes solo existen ocasionalmente hoy día en linajes de ciertos modernos habitantes de la nación de Israel. El porcentaje de esa linea de sangre serian ahora muy pequeña, habiendo sido disluida a través de muchas generaciones. Los Árabes son la mayor cantidad de los residentes que han permanecido en esta area. No solo es el término “Palestina” encontrado en su origen mucho después de la era Bizantina, sino que estos Árabes que se nombran ellos mismos como “Palestinos” no habian hecho ninguna reclamación de la Tierra Santa como hasta el decimo siglo D.C. Relativamente allí habian muy pocos Árabes en esa region cuando los Judios decidieron regresar en 1917. Poco tiempo antes que esto, la población de la Tierra Santa se estimaba a que tenia una cantidad de 650,00 residentes permanentes. Mas del 65% eran Islamicos (ibid.). Solamente después de que los Judios establecieron su nación en 1948, fue que las masas de pueblos Árabes se sintieron atraidos por este territorio en particular. La población Palestina aumentó dramaticamente después de que los Judios mejoraron por gran cantidad la producción agricultural. Ellos establecieron irrigaciones y volvieron a introducir las formas eficientes de la agricultura. Comprensiblemente, muchos tomaron ventaja de los empleos proporcionados por los Judios para desarrollar la tierra y edificar las infraestructuras necesarias para la pequeña nación de Israel. Estos obreros locales eran llamados fellahin, o trabajadores agriculturales. Anteriormente, los Árabes [fellahin] solamente habian usado metodos primitivos. Sin las innovaciones introducidas por los Judios, el fellahin habia estado controlado por su propia superstición, que le prohibia avanzar en la eficiencia agricultural. Así que, al principio existía un beneficio mutuo, y los dos pueblos trabajaron juntos en acuerdo. Pero los Judios nunca fueron bienvenidos por los lideres Árabes que tenian guardado celos y viejos resentimientos. Ninguna consideración se le fue dada a la buena voluntad de los Judios de poner avances a la causa del fellahin. Golda Meir, antigua Primer Ministro de Israel, expresó unos puntos muy importante acerca de esto. Herbert W. Armstrong, amigo de confianza de la Sra. Meir y de otros lideres del Medio Oriente, grabó sus palabras en 1971. Tenga en mente que esta declaración fue dada después de la Guerra del 1967: “Entonces ella nos dijo acerca de lo dispuesto que estaban los Israelitas, y la habilidad que tenian para ayudar a sus vecinos los Árabes. Esta pequeña pero increible nación ahora envia a sus expertos y sus tecnologias a las mas profundas partes del Africa y a otros remotos paises en el mundo para ayudar a naciones de pocos desarrollos. “’Que facil seria, ‘ dijo ella sinceramente, ‘ enviar a estos mismos equipos a través de la frontera hacia Jordan, o cruzar el canal hacia Egipto, cuanta mas prosperidad y felicidad le daria a toda esta area del mundo con paz… “’Nosotros no queremos estar ganando una y otra victoria mas,’ ella añadió. ‘Nosotros solo queremos paz…’” Entonces el Sr. Armstrong reflexionó en las palabras de la Sra. Meir: “Que tragedia mas deplorable que todo el mundo no puede en el presente tener la clase de paz, con la prosperidad y felicidad que la Primer Ministro Golda Meir tiene como deceo para—cada nación cooperando con sus vecinos. “Pero la razón es hecha un resumen en la declaración biblica: ‘El camino de la paz ellos no lo conocen.’ Tiene que haber por necesidad, una causa por cada efecto, Va a tener que haber una causa para producir la paz. Esa causa es una forma de vida” (Autobiografía de Herbert W. Armstrong, Vol. 2, pgs. 500-501). Hoy día, los lideres Palestinos y clérigos Islamicos han rechazado acciones de cooperación de los Judios, porque el odio antiguo se atraviesa en sus caminos. El unico plan que ellos tienen con respecto a Israel no es nada menos que la extinción total de todos los Judios. Propiedad del territorio es otro tema de controversia. Los Palestinos dicen ser los antiguos dueños de Palestina. Sin embargo podemos ver de que ellos tomaron posesión de la tierra en la estela de la campaña Turca a través de esa región alrededor del decimo siglo D.C. La reclamación hecha por la antigua Israel antecede esta reclamación como por 2,300 años. Que ironia que estos Palestinios acusan a los Judios de quitarles sus hogares cuando (1) la mayor parte de ellos se mudaron para Israel después de que los Judios habian reclamado esa tierra por estar en desolación y ruinas, y (2) sus familias Árabes en el mundo son dueños de mas de 1,000 veces la cantidad de tierra, que las tierras que existen alrededor de la pequña Israel. ¿Recuerda usted cuando miles de Palestinos fueron expulsados de Kuwait en 1991 después de que fueron encontrados conspirando con los Iraquies para traicionar a sus anfitriones? Las siguientes escrituras demuestran como el verdadero Propietario de esta y de todas las tierras, expresa este “traspaso de tierra”: “De esta manera dio el Eterno a Israel toda la tierra que habia jurado dar a sus padres, y la poseyeron y habitaron en ella. Y el Eterno les dio reposo alrededor, conforme a todo lo que había jurado a sus padres; y ninguno de todos sus enemigos pudo hacerles frente, porque el Eterno entregó en sus manos a todos sus enemigos. No faltó palabra de todas las buenas promesas que el Eterno había hecho a la casa de Israel; todo se cumplió” (Jos. 21:43-45). Josué 24:13 cubre mas detalles: “Y Yo [el Eterno] os di la tierra por la cual nada trabajasteis, y las ciudades que no edificasteis, en las cuales morais; y de las viñas y olivares que no plantasteis, coméis.” La Solución Por Venir Hoy día, los Árabes Islamicos (descendientes de Ismael y Esaú) comparten la misma rivalidad y sospechas de los Judios que siempre han tenido de Israel. Pero sus rivalidades son mas intensificadas por los fundamentalistas Islamicos que están a favor de la destrucción de los Judios y de Israel. El enemigo mas peligroso del oeste—al igual que de los Judios—es el incesante mensaje Islamico que encienden las llamas del odio y venganza, que encienden los fuegos del terrorismo. Los Palestinos han vivido cerca de los Judios por mas de medio siglo. Esta proximidad al “enemigo” les causa tener mas valor con los que cometen delitos de terrorismo. Aunque, los Palestinos han servido como sustitutos para los estados terroristas de Siria, Iran, e Iraq, confrontando a los Judios con terrorismos que aumentan. Para poder ver a través del humo en la crisis del Medio-Oriente, un entendimiento claro acerca de Palestina y los Palestinos es muy importante. Vivimos en tiempos trascedentales. ¡Los eventos en esta area crucial pronto darán un impacto a todos! Este odio de miles de años muy pronto estallará, instigado por el “dios de este mundo,” Satanas el diablo (II Cor. 4:4). El es la causa de esta naturaleza humana, la causa de todas las guerras, maldades, y completa confusión: “¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, las cuales combaten en vuestros miembros? Codiciáis, y no tenéis; matáis y ardéis de envidia, y no podéis alcanzar; combatís y lucháis, pero no tenéis lo que deseáis, porque no pedís. Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites” (Santiago 4:1-3). Satanas es el gran engañador; tan grande que la mayoria ni siquiera pueden creer que el existe (Apo. 12:9). (Solicite nuestro folleto gratis ¿Quién es el DIABLO?, UN MUNDO EN CAUTIVERIO, y ¿Creó Dios LA NATURALEZA HUMANA?, para aprender mas.) La paz verdadera—la clase que dura para siempre—no vendrá hasta el final de esta era. (Para mas información lea nuestro folleto gratis Como Vendrá LA PAZ MUNDIAL. Usted encontrará que este le abrirá los ojos—como lo es nuestro folleto El MEDIO-ORIENTE en las Profecias de la Biblia.) El dilema presente no estará resuelto hasta la llegada del Rey de Paz—Jesucristo—y el reino de Dios.PALESTINA y los PALESTINOS ¿De donde vinieron los Palestinos? ¿Son ellos descendientes de los cananeos biblicos? ¿Por qué están ellos constatemente en guerra con los Israelitas? ¿Es “Palestina” el nombre propio y original de la Tierra Santa? Aquí están las respuestas para estas y para otras preguntas importantes. Todos los días, las noticias de primera plana pregonan los últimos desarrollos de la crisis en Israel. El estado Judio ha tenido que responder al terrorismo desenfrenado contra sus ciudadanos, encontrando y eliminando las cadenas terroristas. La prensa describe a los terroristas como victimas y heroes, a la misma vez que condenan unánimemente la reacción de Israel. Tres decadas de “negociaciones” con los Palestinos han producido acuerdos, que han sido quebrantados, más terrorismo, y ¡ninguna paz! Para entender este conflicto, los participantes y sus motivos deben ser entendido. Comencemos en como esta area recibió su nombre. Origen del Nombre Palestina El nombre Palestina abarca la antigua Tierra Santa y la nación moderna de Israel. Pero no es el nombre original de ese pais. Los Romanos asignaron ese nombre como en el segundo siglo D.C. Para poder apreciar la presión que le pusieron a los judios en Judea y en Jerusalen durante este tiempo, algunos antecedentes historiales son necesarios. Una sublevación Judia ocurrió un poco antes del 70 D.C., cuando los Romanos saquearon a Jerusalen después de un amargo asedio. La rebelión fue causada por las fuerzas de ocupación Romana. Oficiales Romanos le robaban continuamente a los sacerdotes judios sus artículos de valor, y después les demandaban que pagaran recompensa si las querian devueltas a ellos. Ellos saqueaban el templo y robaban los trajes decorados—junto con otros tesoros sagrados. Esto sobrepasó el punto final, y la rebelión inevitable comenzó (Guerras de los Judios, Josefo, Libro 2, capitulos 14-16). Los relatos torcidos por la historia y por Hollywood describen a los Romanos como personas de tipo militar, racionales y serenos. Sin embargo, este no era precisamente el caso. Los sobrevivientes de la rebelión del año 70 D.C. fueron sometidos a provocaciones similares que causaron otra rebelión en el año 132 D.C. Los Romanos vencieron otra vez, y la rebelión terminó en el 135 D.C. El Emperador Romano Adriano (Publios Aelios Adrianos) castigó a los Judios sobrevivientes. El renombró a Jerusalen con su nombre y como el dios Jupiter Capitolinos—Aelia Capitolina. El entonces le impuso la panalidad de muerte a cualquier Judio que entrara en la ciudad. Algunos historiadores dicen que en este periodo de tiempo fue posiblemente cuando los Romanos le dieron el nombre a Judea de Palestina. Otros creen que el cambio ocurrió mas o menos como un siglo mas tarde, después que Constantino estableció la parte del este, o la parte Bizantina del Imperio Romano. La siguiente cita demuestra esta creencia: “Hasta el periodo de la ocupación Romana esta area del [Oriente Medio después designada como “Palestina”] fue subdividida en provincias independientes o reinos…pero nunca unida bajo una designación colectiva. La extensión del nombre Palestina mas allá de los limites de Filistea apropiadamente no es mas vieja que el Periodo Bizantino” (Enciclopedia Britanica, edi. 11, Vol. 20, pg. 601). Así que, el termino Romano de “Palestina” llegó a la existencia mucho después que las Escrituras habian sido canonizadas. El término “Aelia Capitolina” no duró para Jerusalen, pero “Palestina” si de alguna forma se le fue arregalado a que le permaneciera a la región incluyendo a Judea y sus alrrededores. Pudiendo entenderlos, los Judios descendientes de los que han estado viviendo allí desde esos tiempos, han estado rechazando ese nombre. La Tierra Santa Nunca es Llamada Palestina en Las Escrituras Algunos creen que Israel hoy día fue una vez miles de años atrás llamada Palestina. La palabra Palestina no aparece en el Hebreo original o en la traducción Griega de la Biblia. El término Hebreo Pelesheth, la cual se refiere a la tierra antigua de los Filisteos—Filistea—es mal traducida en la Versión King James como “Palestina” en Exodos 15:14, en Isaías 14:29 y 31, y también como “Palestina” en Joel 3:4. La Versión New King James correctamente dice “Philistia”—la tierra de los Filisteos al igual que el Español que dice correctamente Filistea en la Reina Valera en todos los versículos anotados arriba. La Biblia no usa el término “Palestina” o “Palestinos” para designar alguna locación geografica o a personas. Ni tampoco el historiador Josephus usa esos términos en sus obras principales, Antiquities of the Jews y Wars of the Jews (Antiguedades de los Judios y Guerras de los Judios). Estos recientes términos relativamente no pueden cambiar la historia—y mucho menos las Escrituras. En el Nuevo Testamento, otros términos denotan los territorios de esa region. Por ejemplo, en Lucas 1:5, Herodes (el Grande) es el Rey de Judea. En Lucas 3:1, encontramos otras referencias: Poncio Pilato gobernador de Judea; Herodes (Antipas), tetrarca de galilea; Felipe, tetrarca de Iturea (noroeste de Judea); y Lisanias, tetrarca de Abilinia (cerca de Iturea). Fijese que no hay “rey,” “gobernador” o “tetrarca” de Palestina en ningun lugar de las Escrituras—más prueba de que “Palestina” no era un término antiguo. La Historia Secular Encuentra a “Palestina” Sin Ningun Merito Fijese en el siguiente comentario, de la Enciclopedia Britanica, edi. 11: “Palestina, un nombre geografico de aplicación general. Se requiere una etimológica estricta para denotar la estrecha y exclusiva tierra de la costa que una vez era ocupada por los Filisteos, de donde el nombre es derivado…Las subdivisiones modernas bajo la jurisdicción del Imperio Otomano no tienen en ningun sentido fronteras o limites con aquellos de la antiguedad, y por lo tanto no se dan el lujo de tener fronteras por las que Palestina pueda ser separada exactamente del resto de Siria en el norte, o de los desiertos Sineos y Arabes en el sur…” (pg. 600). Estos historiadores claramente dan a entender que (1) las fronteras están borrosas, (2) el nombre territorial quebranta muchas de las reglas del antiguo lenguaje, y (3) como mejor se puede explicar, ese nombre se usa allí con “aplicación flexible.” (Las fronteras estuvieron en efecto en el 1910, cuando estas fuentes de origen fueron escritas. El Imperio Otomano todavía controlaba la region, y Judea fue designada como parte de Siria.) En pocas palabras, por el estandar de Dios, el término “Palestina” es ilegitimo. (Hablaremos de esto mas adelante.) El nombrar a toda esta region en honor de los Filisteos—enemigos amargos de Israel por muchos siglos—es un insulto para los Judios. Los Romanos escogieron este nombre porque ellos sabian que eso seria una abominación para los Judios. Por estas razones, algunos lideres politicos y congresistas bien informados todavía denuncian el término “Palestina.” Una de las mas conocidas es la Dama Margaret Thatcher (antigua primer ministro de Gran Bretaña), una de las pocas figuras publicas que no está intimidada por la “exactitud politica.” Las Personas del Medio Oriente Mientras que ellos estaban en Egipto, Dios le reveló a Israel como ellos obtendrian la tierra de Canaán—la Tierra Prometida: “Y Yo he descendido para librarlos [Israelitas] de las manos de los egipcios, y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y ancha, a tierra que fluye leche y miel, a los lugares del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo” (Exo. 3:8). Estas personas, así como pueden ser trazados sus linajes, eran descendientes de Cam. Colectivamente, ellos eran llamados Cananeos, y la tierra con frecuencia se le llama Canaán (Gen. 10:15-20). Los Palestinos de hoy día insisten que ellos habitaron la tierra de Canaán antes de que Dios se la diera a Israel. Pero ellos están seriamente malinformados o voluntariamente ignorantes. Los cananeos representados aquí arriba definitivamente no eran de descendencia árabe. El pueblo Árabe es descendiente de Ismael, que descendió de Sem. Las personas de Tunisia, Malta, Algeria y Sicilia de hoy día tienen descendencia similar como estos cananeos. Las personas que ahora se dicen ser Palestinos correctamente reconocen su origen ancestral con Abraham igual que los Judios y los Árabes reclaman. Vamos a revisar algunos linajes de las tribus para entender mejor el origen de los Judíos y los Árabes. Abraham tenia dos hijos: Isaac (por su esposa, Sara) e Ismael (por Agar, su sierva). Aunque Abraham le pasó la primogenitura a Isaac, Ismael también fue bendecido, convirtiendose en el primogenito de los Árabes. Doce principes, hijos de Ismael (Gen. 25:16), llegaron a ser las principales naciones Árabes—y no tribus nómadas insignificantes. Estas personas se mezclaron en los matrimonios y primordialmente con los Egipcios y estaban localizados en areas al sur de Canaán, conocido como Arabia. Isaac tuvo dos hijos: Jacob y Esaú. La primogenitura que Dios le dio a Abraham y a Isaac fue después pasada a Jacob. Esaú, como su tio Ismael, también fue bendecido con riquezas y descendientes. El se fue lejos de Canaán a una region llamada Monter Seir, al sur de la tierra de Moab (sureste del Mar Muerto). Esaú también fue llamado Edom, y sus descendientes fueron conocidos como Edomitas. Muchos gobernantes, nobles y reyes nacieron de Esaú (Gen. 36). Esaú se casó con Mahalat, la hija de Ismael (Gen. 28:9). El también tuvo muchas esposas de varias naciones. Sus descendientes continuaron casandose con las familias de Ismael, al igual que con otros pueblos. Mientras tanto, Jacob, a quien Dios le cambió el nombre a Israel, tuvo doce hijos—Rubén, Simeón, Leví, Judá, Isacar, Zabulón, Dan, Gad, Aser, Neftalí, José y Benjamín—las doce tribus de Israel. Mientras que estuvieron en Egipto por casi dos siglos y medio, las tribus de Israel crecieron en grandes cantidades. La primogenitura fue trasladada de Jacob (o Israel) a los hijos de José, Efraín y Manasés. Israel en efecto se convirtió en trece tribus. La primogenitura permaneció con Efraín y Manasés, y comenzó a ser cumplida alrededor del año 1800 D.C. Israel y Judá Después del tiempo del Rey Salomon, la nación original de Israel se dividió en dos naciones: Judá e Israel (hacia el norte de Judá). Judá consistia de las tribus de Judá y Benjamín al igual que la mayor parte de la tribu de Leví. Estas personas llegaron a ser conocidas como Judios. En realidad, la primera vez que la palabra “Judio” es encontrada en la Biblia es en II Reyes 16:6, cuando los Judios (aliados con Siria) estaban en guerra contra Israel. Las diez tribus del norte de Israel fueron llevadas al cautiverio por los Asirios en los años 721-718 A.C. y desde entonces se conocen como las “diez tribus perdidas de Israel.” Los Judios permanecieron en la tierra de Judá (después conocida como Judea). Los Asirios pusieron a otras personas en la tierra antiguamente habitada por las diez tribus de Israel. Estos nuevos habitantes fueron llamados Samaritanos y fueron trasplantados de una region cerca de Babilonia. Alrededor del 600 A.C., los Judios fueron llevados cautivos por Babilonia. Un remanente de ellos regresaron aproximadamente 70 años después. La mayor parte de los Judios permanecieron dispersados entre las otras naciones después del cautiverio. Los Judios que volvieron encontraron muchas oposiciones de muchas personas, entre ellos estaban los Samaritanos. También encontraron oposición en menor grado, de las personas de Amon y Moab. Los Amonitas y Moabitas—hijos de Lot, sobrino de Abraham—eran familiares distantes de los Judios. Los mas amargos rivales de los Judios durante esta era probablemente eran los Edomitas—hijos de Esaú. Después, el Imperio de Alejandro el Magno dominó esta region, y los rivales locales fueron reprimidos. Una serie de guerras continuaron entre los Imperios Seléucidas de Siria y Tolomeos de Egipto—fragmentos de la división del Imperio anterior de Alejandro—dominó el segundo siglo A.C. Después llegó la era Romana y sus provocaciones a los lideres religiosos Judios, como fue mencionado anteriormente. Las Masas de Palestina Muchos cambios de poblaciones ocurrieron en esta area antes de que llegaran los Judios entre los años 1917 y 1948: “El esparcimiento Islamico introdujo un considerable inculcación Árabe. Aquellos del sur de Arabia eran conocidos como la tribu de Yaman, y los del norte de Arabia los Kais (Quais). Estas dos divisiones retenieron con ellos a las poblaciones campesinas que anteriormente residian, y que todavía nominalmente existen [desde el 1910]; y que desde mediados del siglo 19 ellos eran una fuente de discusiones y derramadores de sangre.” (Enciclopedia Britanica, edic. 11, Vol. 20, pg. 604). Note que estas personas tenian inclinación de discutir y pelear entre ellos mismos. La “impregnación” de los Árabes coincidió con la expansión Islamica. Estas olas de migraciones ocurrieron mientras los Turcos empujaban hacia el norte, esparciendo a los Islámicos a punta de espada. Como por el decimo siglo D.C., los Turcos habian conquistado la antigua tierra de Judea, al igual que a Jordán, Siria y el Lebano. Para el siglo once ellos controlaban la mayor parte de Asia Menor. Los Árabes—descendientes de Ismael al igual que de Esaú—reclamaron esa tierra desde ese tiempo hasta el presente. Muchas de las nacionalidades particulares que viven en Judea y Jerusalén ni se ligan ni tienen matrimonios mixtos con otras personas o nacionalidades. Note esta referencia acerca de los Samaritanos: “Las comunidades mas interesantes que no son Árabes en el pais, sin embargo, es sin duda alguna la secta Samaritana en Nablus (Siquem); un grupo que gradualmente está desapareciendo, y que ha mantenido una existencia independiente desde el tiempo en que fueron asentados allí por los Asirios para que ocuparan la tierra que habian dejado desierta por causa del cautiverio del reino de Israel” (Ibid.). Al igual que los Samaritanos, la naciones Cananeas originales y los Filisteos también se disminuyeron en cantidad ya que muchos habian emigrado. Mucho de esto ocurrió durante el tiempo de David y Salomon. Un ejemplo eran los Heveos, que fueron constituidos “leñadores y aguadores” (Josue 9:21). “A todos los pueblos que quedaron de los Amorreos, Heteos, Ferezeos, Heveos y Jebuseos, que no eran de los hijos de Israel; a sus hijos que quedaron en la tierra después de ellos, que los hijos de Israel no pudieron acabar, hizo Salomon que sirviesen con tributo hasta hoy” (I Reyes 9:20-21). Los descendientes modernos de estos antiguos sirvientes solo existen ocasionalmente hoy día en linajes de ciertos modernos habitantes de la nación de Israel. El porcentaje de esa linea de sangre serian ahora muy pequeña, habiendo sido disluida a través de muchas generaciones. Los Árabes son la mayor cantidad de los residentes que han permanecido en esta area. No solo es el término “Palestina” encontrado en su origen mucho después de la era Bizantina, sino que estos Árabes que se nombran ellos mismos como “Palestinos” no habian hecho ninguna reclamación de la Tierra Santa como hasta el decimo siglo D.C. Relativamente allí habian muy pocos Árabes en esa region cuando los Judios decidieron regresar en 1917. Poco tiempo antes que esto, la población de la Tierra Santa se estimaba a que tenia una cantidad de 650,00 residentes permanentes. Mas del 65% eran Islamicos (ibid.). Solamente después de que los Judios establecieron su nación en 1948, fue que las masas de pueblos Árabes se sintieron atraidos por este territorio en particular. La población Palestina aumentó dramaticamente después de que los Judios mejoraron por gran cantidad la producción agricultural. Ellos establecieron irrigaciones y volvieron a introducir las formas eficientes de la agricultura. Comprensiblemente, muchos tomaron ventaja de los empleos proporcionados por los Judios para desarrollar la tierra y edificar las infraestructuras necesarias para la pequeña nación de Israel. Estos obreros locales eran llamados fellahin, o trabajadores agriculturales. Anteriormente, los Árabes [fellahin] solamente habian usado metodos primitivos. Sin las innovaciones introducidas por los Judios, el fellahin habia estado controlado por su propia superstición, que le prohibia avanzar en la eficiencia agricultural. Así que, al principio existía un beneficio mutuo, y los dos pueblos trabajaron juntos en acuerdo. Pero los Judios nunca fueron bienvenidos por los lideres Árabes que tenian guardado celos y viejos resentimientos. Ninguna consideración se le fue dada a la buena voluntad de los Judios de poner avances a la causa del fellahin. Golda Meir, antigua Primer Ministro de Israel, expresó unos puntos muy importante acerca de esto. Herbert W. Armstrong, amigo de confianza de la Sra. Meir y de otros lideres del Medio Oriente, grabó sus palabras en 1971. Tenga en mente que esta declaración fue dada después de la Guerra del 1967: “Entonces ella nos dijo acerca de lo dispuesto que estaban los Israelitas, y la habilidad que tenian para ayudar a sus vecinos los Árabes. Esta pequeña pero increible nación ahora envia a sus expertos y sus tecnologias a las mas profundas partes del Africa y a otros remotos paises en el mundo para ayudar a naciones de pocos desarrollos. “’Que facil seria, ‘ dijo ella sinceramente, ‘ enviar a estos mismos equipos a través de la frontera hacia Jordan, o cruzar el canal hacia Egipto, cuanta mas prosperidad y felicidad le daria a toda esta area del mundo con paz… “’Nosotros no queremos estar ganando una y otra victoria mas,’ ella añadió. ‘Nosotros solo queremos paz…’” Entonces el Sr. Armstrong reflexionó en las palabras de la Sra. Meir: “Que tragedia mas deplorable que todo el mundo no puede en el presente tener la clase de paz, con la prosperidad y felicidad que la Primer Ministro Golda Meir tiene como deceo para—cada nación cooperando con sus vecinos. “Pero la razón es hecha un resumen en la declaración biblica: ‘El camino de la paz ellos no lo conocen.’ Tiene que haber por necesidad, una causa por cada efecto, Va a tener que haber una causa para producir la paz. Esa causa es una forma de vida” (Autobiografía de Herbert W. Armstrong, Vol. 2, pgs. 500-501). Hoy día, los lideres Palestinos y clérigos Islamicos han rechazado acciones de cooperación de los Judios, porque el odio antiguo se atraviesa en sus caminos. El unico plan que ellos tienen con respecto a Israel no es nada menos que la extinción total de todos los Judios. Propiedad del territorio es otro tema de controversia. Los Palestinos dicen ser los antiguos dueños de Palestina. Sin embargo podemos ver de que ellos tomaron posesión de la tierra en la estela de la campaña Turca a través de esa región alrededor del decimo siglo D.C. La reclamación hecha por la antigua Israel antecede esta reclamación como por 2,300 años. Que ironia que estos Palestinios acusan a los Judios de quitarles sus hogares cuando (1) la mayor parte de ellos se mudaron para Israel después de que los Judios habian reclamado esa tierra por estar en desolación y ruinas, y (2) sus familias Árabes en el mundo son du

SUBLIME AMOR

ORGASMO

El verdadero orgasmo tiene lugar cuando ambos hombre y mujer continúan vibrando juntos. Su energía sexual completa el circuito entre sus dos polos magnéticos cargando cada uno de ellos con mayor plenitud que antes. La corriente de energía sexual por sí sola no puede completar este círculo; el amor ha de estar presente. La mente debe participar en el sexo con un sentimiento totalmente respetuoso. Este círculo de energía no puede conectarse si un hombre sólo une el pene con la vagina de una mujer sin amarla con su corazón. Es lo mismo que aproximar los extremos de dos herraduras imantadas y unir sólo un brazo de cada imán. El otro brazo también necesita conectarse para cerrar la atracción magnética. Únicamente cuando ambos polos positivos y negativos del hombre y de la mujer se hayan cerrado podrá la energía fluir con fuerza y equilibrio estable. Por esa razón el sexo a secas sin amor nos hace infelices se une tan solo la mitad de ti a la mujer tu mitad inferior. Se rompe la corriente de energía en el círculo del Tao y sin ese flujo total entre yin y yang por mucha abundancia de sexo que goces no llegarás a satisfacer tu más profundo deseo de plenitud. Sabiduría Taoista (Cortesía de Instantes del Presente) Tarde pero seguro!

MACROECONOMIA

Macroeconomía (del prefijo «macr (o) -» que significa «grande» + «economía») es una rama de la economía que se refiere a la capacidad, la estructura y el comportamiento de una economía nacional o regional en su conjunto. Junto conla microeconomía, la macroeconomía es uno de los dos campos más generales en la economía. Es el estudio del comportamiento y la toma de decisiones de toda la economía. Los Macroeconomistas estudian los indicadores agregados como el PIB, las tasas de desempleo, índices de precios y buscan entender cómo funciona la economía en su conjunto. Los macroeconomistas desarrollan modelos que explican la relación entre factores como el ingreso nacional, la producción, el consumo, desempleo, inflación, ahorro, inversión, comercio internacional y finanzas internacionales. En contraste, la microeconomía se centra principalmente en las acciones de los agentes individuales, como las empresas y los consumidores, y cómo su comportamiento determina los precios y cantidades en mercados específicos.Si bien la macroeconomía es un amplio campo de estudio, hay dos áreas de investigación que son emblemáticas en la disciplina: el intento de comprender las causas y las consecuencias de corto plazo de las fluctuaciones en el ingreso nacional (el ciclo económico), y el intento de entender los factores determinantes de largo plazo el crecimiento económico (aumento de la renta nacional).

Los modelos macroeconómicos y sus pronósticos son utilizados por los gobiernos y las grandes empresas para ayudar en el desarrollo y la evaluación de la política económica y estrategia de negocio a través de la política fiscal y la política monetaria.

•Clásicos vs Keynesianos
•Ciclo Económico
•Política Económica
•Política Fiscal
•Política Monetaria
•Modelo AD-AS
•Modelo IS-LM
• Producto Interior Bruto – PIB

La túnica de Neso

Contaba la tradición que cuando Heracles descendió al Hades en el undécimo de sus trabajos se encontró allí con la sombra de Meleagro, quien le contó su azarosa vida y su trágica muerte. Tanto apenó al héroe su historia que le prometió que se casaría con su hermana Deyanira en cuanto volviera al mundo de los vivos. Y así lo hizo Heracles, después de salvarla de Aqueloo, a quien su padre Eneo pretendía imponerle como esposo. Como quiera que en una ocasión Heracles matara de manera accidental a Éunomo, un joven servidor de su suegro, tuvo que partir con su esposa Deyanira al exilio. Cierto día la pareja llegó a la orilla del río Eveno, donde el centauro Neso ayudaba a los viajeros a cruzar el cauce. Neso ayudó en primer lugar a cruzar a Heracles, pero cuando hacía lo propio con Deyanira intentó violarla. Ante la petición de ayuda de la muchacha Heracles disparó una flecha al centauro, hiriéndole de muerte. Mas antes de morir aun le dio tiempo de maquinar una última venganza: entregó a Deyanira una túnica envenenada con su sangre, diciéndole que con ella podría revivir el amor del esposo si algún día se debilitaba.

Pasó el tiempo. La pareja se estableció en Traquis y un día Deyanira se enteró de que Heracles se había enamorado de Yole, princesa de Ecalia, por lo que creyó que era el momento oportuno para probar la milagrosa túnica. Así que le ofreció la prenda como si de un regalo se tratara, aceptándola aquél complacido. Nada más cubrirse con ella, el héroe fue atacado por el virulento veneno que tenía impregnado; intentaba quitársela pero la prenda estaba tan adherida a su carne que se arrancaba pedazos de la misma. Devorado por el insoportable sufrimiento, mandó que levantasen una pira en el monte Eta. Una vez alli, extendió su piel de león sobre la pira y tras hacer prometer a Filoctetes (el único que le acompañaba en ese momento) que nunca revelaría su emplazamiento, se arrojó sobre la pira. Se contaba que antes de inmolarse Heracles habría perdonado a Deyanira; perdón que llegó tarde ya que ésta, destrozada por la pérdida del esposo, se ahorcó. También se contaba que en este último instante entre los mortales Heracles habría entregado a Filoctetes las flechas emponzoñadas con el veneno de Neso, flechas que después emplearía en la guerra de Troya para dar muerte a Paris. Con todo Heracles no murió, ya que Zeus ordenó que su amado hijo fuera sacado de las llamas y conducido al Olimpo, donde finalmente le fue concedida la inmortalidad.

El tema de la muerte de Heracles es tratado en Las Traquinias de Sófocles (segunda mitad del siglo V a.C.). A partir de este relato, la expresión una túnica de Neso ha sido utilizada en la tradición literaria para referirse a un dolor moral que nos devora y del que vanamente se puede huir.

JESUS. O. ORUS

Sobre Yeshua de Nazareth: Lo refieren comúnmente como Jesús Cristo, aunque Joshua sería una traducción más exacta de su nombre. “Cristo” no es su nombre pasado; es simplemente la palabra griega para el “Messiah”. Los teólogos han descubierto a cerca de 50 evangelios que eran ampliamente utilizados por judíos y a grupos gnósticos dentro del movimiento cristiano temprano. Solamente cuatro de éstos fueron elegidos por el grupo que sobreviviría. Esos cuatro evangelios describen a Jesús como judío que nació de una virgen cerca de Palestina. Lo retratan como un rabino, un profesor, un curador, un exorcista, un mago, un profeta, y líder religioso. La mayoría de los cristianos creen que al ejército romano lo ejecutó, visitado el mundo terrenal, fue resucitado, pasado 40 días con sus discípulos, y después ascendido al cielo. La mayoría de las denominaciones cristianas ven a Jesús como dios, y como el hijo del dios, la segunda persona de la Trinidad.

Sobre Horus: Las varias estatuas egipcias antiguas y las escrituras dicen de Horus, (pronunciado los “uhs del hohr” a.k.a. Harseisis, Heru-sa-Aset (Horus, hijo del IS-IS), Heru-ur (Horus la anciano), hora, y Hrw), un dios del cielo del creador. Él era millares adorados de años antes del primer CE del siglo — el tiempo en que Jesús ministraba en Palestina.

Horus fueron representados a menudo como símbolo estilizado del ojo, simbolizando el ojo de un halcón. También te presentaron “en la forma de un halcón del gorrión o como un hombre [o león] con la cabeza de un halcón.” Se muestra a menudo como infante acunado por su madre Isis. Lo consideraban ser el hijo de dos deidades egipcias importantes: el dios Osiris y la diosa Isis. En edad adulta, él se vengó del asesinato de su padre, y se reconoció como el dios de la orden civil y de justicia. Creyeron cada uno de los faraones egipcios ser la encarnación viva de Horus.

Acontecimientos de vida compartidos por Horus y Jesús

Las historias a partir de la vida de Horus habían estado circulando por siglos antes del nacimiento de Jesús. Se copió lo ocurrido por los escritores de las religiones egipcias o cristianas, eran los seguidores de Jesús que incorporaron en su biografía los mitos y las leyendas de Horus, no viceversa.
El autor y el teólogo Tom Harpur estudió los trabajos de tres autores que han escrito sobre la religión egipcia antigua: Godfrey Higgins (1771-1834), Gerald Massey (1828-1907) y Alvin Boyd Kuhn (1880-1963). Harpur incorporó algunos de sus resultados en su libro “Cristo Pagan.” Él discutió que todas las ideas esenciales del judaísmo y del cristianismo vinieran sobre todo de la religión egipcia.

Gerald Massey descubrió casi doscientos casos de la correspondencia inmediata entre el material egipcio mítico y las escrituras cristianas alegado históricas sobre Jesús. Horus era de hecho el arquetipo del Cristo Pagano.

Comparación de algunos acontecimientos de vida 
AcontecimientoHorusYeshua de Nazareth, a.k.a. de JesúsConcepto:Por una virgen.Por una virgen.Padre:Solamente hijo del dios Osiris.Solamente hijo de Yehovah (bajo la forma de espirtu santo).Madre:Meri.Miriam (a.k.a. Maria).Padre Foster:Seb, (José).José.Localización del nacimiento:En una cueva.En una cueva o un establo.Anuncio:Por un ángel a Isis, su madre.Por un ángel a María, su madre.Nacimiento anunciado cerca:La estrella Sirius, la estrella de la mañana.Una “estrella no identificada en el este.”Fecha del nacimiento:Los egipcios antiguos representaban a Horus a través de las calles a la hora del solsticio del invierno (típicamente DEC-21).Celebrado en DEC-25. La fecha fue elegida para ocurrir la misma fecha que el nacimiento de Mithra, Dionysus y el solenoide Invictus (sol invencible), etc.Aviso del nacimiento:Por ángeles.Por ángeles.Testigos del nacimiento:Pastores.Pastores.Testigos más últimos al nacimiento:Tres deidades solares.Tres hombres sabios.Amenaza de la muerte durante infancia:Herut intentó asesinar a Horus.Herodes intentó asesinar a Jesús.Rite del ritual del paso:Horus vino de edad con un ritual especial, cuando su ojo fue restaurado.Tomado por los padres al templo para qué hoy se llama un ritual del mitzvah de la barra.Edad en el ritual:1212Rotura en historia de la vida:Ningunos datos entre las edades de 12 y 30.Ningunos datos entre las edades de 12 y 30.Localización del bautismo:En el río Eridanus.En el río Jordania.Edad en el bautismo:30.30.Bautizado cerca:Anup el Bautista.San Juan Bautista.Sino subsecuente del bautismo:Decapitado.Decapitado.Tentación:Tomado del desierto de Amenta encima de una montaña alta por su arco-rival Sut. Sut (a.k.a. fijar) era un precursor para el Satan hebreo.Tomado del desierto en Palestina encima de una montaña alta por su arco-rival Satan.Resultado de la tentación:Horus resiste la tentación.Jesús se opone a la tentación.Seguidores cercanos:Doce discípulos.Doce discípulos.Actividades:Caminó en el agua, demonios del molde hacia fuera, curó a enfermo, vista restaurada. Él “calmó el mar por su energía.”Caminó en el agua, demonios del molde hacia fuera, curó a enfermo, vista restaurada. Él pidió el mar con una “paz, siga siendo” comando.El levantar de los muertos:Horus levantó Osiris, su padre muerto, del sepulcro.Jesús crió a Lazarus del sepulcro.Localización en donde ocurrió el milagro de la resurrección:Anu, una ciudad egipcia donde los rites de la muerte, del entierro y de la resurrección de Horus fueron decretados anualmente.Hebreos agregaron su prefijo para la casa (‘beth “) “a Anu” al producto “Beth-Anu” o “la casa de Anu.” Puesto que “u” y “y” eran permutables en antigüedad, “Bethanu” se convirtió en “Bethany,” la localización mencionada en Juan 11.Origen del nombre de Lazarus en el evangelio de Juan:Asar era un nombre alternativo para Osiris, el padre de Horus, al que Horus resucitó de los muertos. Lo refirieron como “el Asar,” como muestra del respecto. Traducido a hebreo, éste es “EL-Asar.” Los romanos agregaron el prefijo “nosotros” para indicar un nombre masculino, produciendo “Elasarus.” En un cierto plazo, la “E” fue caída y “s” se convirtió en “z,” produciendo a “Lazarus.”Transfigurado:En una montaña.En una montaña alta.Método de muertePor el crucifixion.Por el crucifixion.Acompañado cerca:Dos ladrones.Dos ladrones.EntierroEn una tumba.En una tumba.Sino después de la muerte:Descendido en infierno; resucitado después de tres días.Descendido en infierno; resucitado después de cerca de 30 a 38 horas (viernes P.M. probablemente a una cierta hora en domingo) que cubren las partes de tres días.Resurrección anunciada cerca:Mujeres.Mujeres.Futuro:Reinado por 1.000 años en el milenio.Reinado por 1.000 años en el milenio.

Comparación de algunos acontecimientos de vida de Horus y de Jesús

 

AcontecimientoHorusYeshua de Nazareth, a.k.a. de JesúsConcepto:Por una virgen.Por una virgen.Padre:Solamente hijo del dios Osiris.Solamente hijo de Yehovah (bajo la forma de espirtu santo).Madre:Meri.Miriam (a.k.a. Maria).Padre Foster:Seb, (José).José.Localización del nacimiento:En una cueva.En una cueva o un establo.Anuncio:Por un ángel a Isis, su madre.Por un ángel a María, su madre.Nacimiento anunciado cerca:La estrella Sirius, la estrella de la mañana.Una “estrella no identificada en el este.”Fecha del nacimiento:Los egipcios antiguos representaban a Horus a través de las calles a la hora del solsticio del invierno (típicamente DEC-21).Celebrado en DEC-25. La fecha fue elegida para ocurrir la misma fecha que el nacimiento de Mithra, Dionysus y el solenoide Invictus (sol invencible), etc.Aviso del nacimiento:Por ángeles.Por ángeles.Testigos del nacimiento:Pastores.Pastores.Testigos más últimos al nacimiento:Tres deidades solares.Tres hombres sabios.Amenaza de la muerte durante infancia:Herut intentó asesinar a Horus.Herodes intentó asesinar a Jesús.Rite del ritual del paso:Horus vino de edad con un ritual especial, cuando su ojo fue restaurado.Tomado por los padres al templo para qué hoy se llama un ritual del mitzvah de la barra.Edad en el ritual:1212Rotura en historia de la vida:Ningunos datos entre las edades de 12 y 30.Ningunos datos entre las edades de 12 y 30.Localización del bautismo:En el río Eridanus.En el río Jordania.Edad en el bautismo:30.30.Bautizado cerca:Anup el Bautista.San Juan Bautista.Sino subsecuente del bautismo:Decapitado.Decapitado.Tentación:Tomado del desierto de Amenta encima de una montaña alta por su arco-rival Sut. Sut (a.k.a. fijar) era un precursor para el Satan hebreo.Tomado del desierto en Palestina encima de una montaña alta por su arco-rival Satan.Resultado de la tentación:Horus resiste la tentación.Jesús se opone a la tentación.Seguidores cercanos:Doce discípulos.Doce discípulos.Actividades:Caminó en el agua, demonios del molde hacia fuera, curó a enfermo, vista restaurada. Él “calmó el mar por su energía.”Caminó en el agua, demonios del molde hacia fuera, curó a enfermo, vista restaurada. Él pidió el mar con una “paz, siga siendo” comando.El levantar de los muertos:Horus levantó Osiris, su padre muerto, del sepulcro.Jesús crió a Lazarus del sepulcro.Localización en donde ocurrió el milagro de la resurrección:Anu, una ciudad egipcia donde los rites de la muerte, del entierro y de la resurrección de Horus fueron decretados anualmente.Hebreos agregaron su prefijo para la casa (‘beth “) “a Anu” al producto “Beth-Anu” o “la casa de Anu.” Puesto que “u” y “y” eran permutables en antigüedad, “Bethanu” se convirtió en “Bethany,” la localización mencionada en Juan 11.Origen del nombre de Lazarus en el evangelio de Juan:Asar era un nombre alternativo para Osiris, el padre de Horus, al que Horus resucitó de los muertos. Lo refirieron como “el Asar,” como muestra del respecto. Traducido a hebreo, éste es “EL-Asar.” Los romanos agregaron el prefijo “nosotros” para indicar un nombre masculino, produciendo “Elasarus.” En un cierto plazo, la “E” fue caída y “s” se convirtió en “z,” produciendo a “Lazarus.”Transfigurado:En una montaña.En una montaña alta.Método de muertePor el crucifixion.Por el crucifixion.Acompañado cerca:Dos ladrones.Dos ladrones.EntierroEn una tumba.En una tumba.Sino después de la muerte:Descendido en infierno; resucitado después de tres días.Descendido en infierno; resucitado después de cerca de 30 a 38 horas (viernes P.M. probablemente a una cierta hora en domingo) que cubren las partes de tres días.Resurrección anunciada cerca:Mujeres.Mujeres.Futuro:Reinado por 1.000 años en el milenio.Reinado por 1.000 años en el milenio.

Comparación de algunas características de Horus y de Jesús

CaracterísticasHorus, dios egipcioYeshua de Nazareth, a.k.a. rey de Jesús de YisraelNaturalezaMirado como carácter mítico.Mirado como 1r hombre-dios del ser humano del CE del siglo.Papel principal:Salvador de la humanidad.Salvador de la humanidad.Estado:Dios-hombre.Dios-hombre.Representación común:Isis, la Virgen que sostiene el Horus infantil.Virgen Maria que sostiene al Jesús infantil.Título:KRST, untado.Cristo, untado.Otros nombres:El buen pastor, el cordero del dios, el pan de la vida, el hijo del hombre, la palabra, el pescador, la aventadora.El buen pastor, el cordero del dios, el pan de la vida, el hijo del hombre, la palabra, el pescador, la aventadora.Muestra del zodiaco:Asociado a los Piscis, los pescados.Asociado a los Piscis, los pescados.Símbolos principales:Pescados, escarabajo, la vid, ladrón del pastor.Pescados, escarabajo, la vid, el ladrón del pastor.

Comparación de algunas enseñanzas de Horus y de Jesús

CaracterísticasHorus, dios egipcioYeshua de Nazareth, a.k.a. Jesús, rey de Yisrael“Soy” declaraciones“Soy Horus en la gloria. que soy el señor de la luz. soy el victorioso. soy el heredero del tiempo sin fin.”“Soy Horus, el príncipe de la eternidad.”“Soy el poseedor del pan en Anu. Tengo pan en cielo con Ra.”

 

“Soy la luz del mundo..Soy la manera, la verdad y la vida.”“Antes de que era Abraham, soy”“Jesús Cristo, igual ayer, y hoy y por siempre.”“Soy el pan vivo que vino abajo de cielo.”

(Del evangelio de Juan)

Vladímir Putin: “Voy a derrotar a los ILLUMINATI con mis propias manos”

RUSIA.- Según el portal geopolitics.co esta declaración es una respuesta a Jacob Rothschild que lo llamó “traidor al Nuevo Orden Mundial.”
Nacido y criado dentro de la esfera de influencia política, Putin es un miembro de buena fe del Nuevo Orden Mundial. Como un ex agente de la KGB que se expone a los caminos del mundo subterráneo.

Pero es sobre todo un ruso y los intereses de su país están por sobre la agenda del Nuevo Orden Mundial Illuminati.

Presionó a empresas como McDonalds para que mejoren la calidad de sus productos y de sus servicios, de lo contrario serían expulsadas en forma definitiva del país.

Ha logrado proteger a su nación de tal manera que resiste los efectos de las sanciones económicas. Para ello ha llevado a cabo el fortalecimiento de los recursos nacionales, como la agricultura, la ecológía y ha repelido los ataques deliberados contra los precios del gas mediante la compra de toneladas de barras de oro y ha realizado el mayor acuerdo de energía con China.

En su discurso anual comentó su intención de convertir a Rusia en el productor más grande de alimentos orgánicos (no-transgénicos) del planeta. Y ha prohibido la publicidad homosexual dirigida a niños.
A juzgar por todas sus decisiones y acciones geopolíticas hasta ahora, con seguridad podemos decir que él está definitivamente en el camino correcto, especialmente en Siria e Irán.
Convenciendo a Siria para destruir su arsenal químico con el compromiso de proteger el país árabe a toda costa, Putin ha evitado el plan globalista para poner la tubería a través de Siria que sería potenciar aún más al enemigo de la humanidad.Hace un par de días, 1093 campamentos terroristas, incluyendo los “instructores de vivienda experimentado” fueron destruidos después de 302 vuelos de combate llevados a cabo por su fuerza aérea.

Los que han redefinido la palabra Illuminati, de ser iluminados a ser “excepcionalistas”, es decir, los pocos privilegiados que creen que ciertas normas no se aplican a ellos, deben ser totalmente neutralizados sentenció Putin.

Fuente: http://www.diariocristiano.xyz/2016/01/06/vladimir-putin-voy-a-derrotar-a-los-illuminati-con-mis-propias-manos/

ALEPH

Significado de Aleph

Qué es Aleph:

Aleph es el nombre de la primera letra del alefato, o, lo que es lo mismo, la primera de las consonantes en el alfabeto hebreo. Es representada con el signo gráfico “א” y, según la Real Academia de la Lengua, en español debe escribirse y pronunciarse “álef”.

Álef es también la primera letra del alfabeto persa, así como álef (o alif) es la primera letra del alfabeto arábigo.

Como Aleph también se conoce al códice Sinaítico, un manuscrito de la Biblia que fue escrito alrededor del siglo IV después de Cristo.

Origen

Se registra el origen de la letra álef en la Edad de Bronce, unos mil años antes de Cristo, en el alfabeto protocananeo, que es el antecedente más lejano de nuestro alfabeto actual. Inicialmente,álef era un jeroglífico que representaba a un buey, y de allí pasó al alfabeto fenicio (’alp), al griego (A), al cirílico (A) y al latino (A). De hecho, si invertimos una A mayúscula podemos reconocer aún la cabeza de un buey y sus cuernos.

Álef en Matemáticas

En Matemáticasálef es el signo gráfico, correspondiente a la letra hebrea א, empleado por Georg Cantor en la formulación de su teoría de conjuntos para representar la cardinalidad de los números infinitos, es decir, para ordenar los números transfinitos y así diferenciar los distintos tamaños de infinito. En este sentido, por ejemplo, álef cero sería el número cardinal de la serie de los números enteros; es el mayor de los números finitos cardinales y el menor de los números transfinitos cardinales.
Álef en Literatura

Como “El Aleph” se titula un cuento del escritor argentino Jorge Luis Borges, al igual que el libro donde aparece recogido. Borges describe el Aleph como “una pequeña esfera tornasolada, de casi intolerable fulgor”, cuyo diámetro sería “de dos o tres centímetros, pero el espacio cósmico estaba allí, sin disminución de tamaño”. Según Borges, el Aleph es el punto mítico del universo donde todos los actos, todos los tiempos (presente, pasado y futuro), ocupan “el mismo punto, sin superposición y sin transparencia”. De lo cual se desprende que el Aleph representa, tal como en Matemáticas, el infinito y, por extensión, el universo.

Aleph es también el título de una novela de Paulo Coelho, que se deriva de una interpretación mística del cuento de Jorge Luis Borges.

SIGNOS ZODIACALES

¿Cuál constelación estaba detrás del Sol el día que naciste?

Si tu cumpleaños es entre el 21 de enero y el 16 de febrero, naciste realmente bajo Capricornio.

Si tu cumpleaños es entre el 17 de febrero y el 12 de marzo, naciste realmente bajo Acuario.

Si tu cumpleaños es entre el 13 de marzo y el 18 de abril, naciste realmente bajo Piscis.

Si tu cumpleaños es entre el 19 de abril y el 14 de mayo, naciste realmente bajo Aries.

Si tu cumpleaños es entre el 15 de mayo y el 21 junio, naciste realmente bajo Tauro.

Si tu cumpleaños es entre el 22 junio y el 20 de julio, naciste realmente bajo Géminis.

Si tu cumpleaños es entre el 21 de julio y el 10 de agosto, naciste realmente bajo Cáncer.

Si tu cumpleaños es entre el 11 de agosto y el 16 de septiembre, naciste realmente bajo Leo.

Si tu cumpleaños es entre el 17 de septiembre y el 31 de octubre, naciste realmente bajo Virgo.

Si tu cumpleaños es entre el 1 de noviembre y el 23 de noviembre, naciste realmente bajo Libra.

Si tu cumpleaños es entre el 24 de noviembre y el 29 de noviembre, naciste realmente bajo Escorpio.

Si tu cumpleaños es entre el 30 de noviembre y el 18 de diciembre, naciste realmente bajo Ofiuco.

Si tu cumpleaños es entre el 19 de diciembre y el 20 de enero, naciste realmente bajo Sagitario.

€$€$ DINERO. $€$€

1. Nunca pierda dinero

«Regla número uno: nunca pierda dinero. Regla numero dos: jamás olvide la regla número uno», sugiere este multimillonario. En otras palabras, tiene que intentar evitar los riesgos innecesarios y no debe arriesgar algo que considera necesario para hacerse con algo que desea.

2. Obtenga un gran valor a bajo coste

Según Buffett, «el precio es lo que se paga y el valor es algo que se obtiene». Así, independientemente de qué se trate, el inversionista aconseja comprar productos de precio bajo cuyo valor pueda aumentar.

3. Adquiera costumbres financieras saludables

«El peor error que se puede cometer es no aprender a ahorrar dinero a tiempo, porque es una costumbre» que hay que aprender de joven y fortalecer a lo largo de la vida.

4. Tenga efectivo siempre

Entre otras claves para asegurar la seguridad económica, Buffett destaca que siempre debe tener dinero en efectivo a mano, porque le podría salvar en caso de emergencia o si vive tiempos difíciles.

5. Invierta en sí mismo

«Invierta tanto como pueda en sí mismo. Usted es su mayor valor», asegura Buffett, quien subraya que tiene que mejorar y desarrollar sus habilidades para incrementar su propio valor.

6. «El dinero es un juego a largo plazo»

Buffett estima que es un error muy común aprovecharse del incremento de precios o de las oportunidades para intentar ganar mucho en poco tiempo. En lugar de eso, el empresario aconseja proponerse objetivos a largo plazo, que darán su recompensa a más largo plazo.

LE MONDE DIPLOMATIQUE…. N° 240. OCT/2015

Los nuevos Estados de vigilancia

 

Ignacio Ramonet

La idea de un mundo situado bajo “vigilancia total” ha parecido durante mucho tiempo un delirio utópico o paranoico, fruto de la imaginación más o menos alucinada de los obsesos de la conspiración. Sin embargo, hay que reconocer la evidencia: vivimos, aquí y ahora, bajo la mirada de una especie de imperio de la vigilancia. Sin que lo sepamos, cada vez más nos observan, nos espían, nos vigilan, nos controlan, nos fichan. Cada día, nuevas tecnologías se refinan en el seguimiento de nuestro rastro. Empresas comerciales y agencias publicitarias registran nuestra vida. Pero, sobre todo, bajo el pretexto de luchar contra el terrorismo o contra otras plagas (pornografía infantil, blanqueo de dinero, narcotráfico), los Gobiernos  –incluidos los más democráticos– se erigen en Gran Hermano y ya no dudan en infringir sus propias leyes para espiarnos mejor. En secreto, los nuevos Estados orwellianos  buscan establecer ficheros exhaustivos de nuestros contactos y de nuestros datos personales tal y como figuran en diferentes soportes electrónicos.

Tras la ola de ataques terroristas que ha golpeado, desde hace algunos años, ciudades como Nueva York, París, Boston, Ottawa, Londres o Madrid, las autoridades no han dudado en utilizar el gran pavor de las sociedades conmocionadas para intensificar la vigilancia y para reducir más la protección de nuestra vida privada. 

Entendámonos: el problema no es la vigilancia en general, es la vigilancia masiva clandestina. Es evidente que, en un Estado democrático, las autoridades cuentan con toda la legitimidad, basándose en la ley y con la autorización previa de un juez, para poner bajo vigilancia a cualquier persona que consideren sospechosa. Como dice Edward Snowden: “No hay ningún problema si se trata de poner bajo escucha a  Osama Bin Laden. Siempre que los investigadores tengan que disponer del permiso de un juez –un juez independiente, un juez auténtico, no un juez secreto–, y puedan probar que existe una buena razón para emitir una orden, entonces pueden llevar a cabo ese trabajo. El problema se plantea cuando nos controlan a todos, en masa, todo el tiempo y sin ninguna justificación” (1).

Con ayuda de algoritmos cada vez más perfeccionados, miles de investigadores, de ingenieros, de matemáticos, de estadistas y de informáticos buscan y clasifican la información que generamos sobre nosotros mismos. Satélites y drones de mirada penetrante nos siguen desde el espacio. En las terminales de los aeropuertos, escáneres biométricos analizan nuestros andares, “leen” nuestro iris y nuestras huellas digitales. Cámaras de infrarrojos miden nuestra temperatura. Las pupilas silenciosas de las cámaras de vídeo nos escrutan en las aceras de las ciudades o en los pasillos de los hipermercados. También siguen nuestra pista en el trabajo, en las calles, en el autobús, en el banco, en el metro, en el estadio, en los aparcamientos, en los ascensores, en los centros comerciales, en las carreteras, en las estaciones, en los aeropuertos…

Cabe señalar que la inimaginable revolución digital que vivimos, que ya ha transformado tantas actividades y profesiones, también ha trastornado totalmente el ámbito de los servicios de información y de la vigilancia. En la época de Internet, la vigilancia ha pasado a ser algo omnipresente y perfectamente inmaterial, imperceptible, “indetectable”,  invisible. Además, se caracteriza técnicamente por una simplicidad pasmosa. Se acabaron los trabajos de albañilería para instalar cables y micrófonos, como en la célebre película La Conversación (2), donde podíamos ver cómo un grupo de “fontaneros” presentaba, en un Feria consagrada a las técnicas de vigilancia, ‘chivatos’ más o menos elaborados equipados con  cajas rebosantes de cables eléctricos que había que esconder en los muros o en el suelo…

Varios estrepitosos escándalos de esa época –el caso Watergate en Estados Unidos, el de los “fontaneros de Le Canard enchaîné” en Francia–, fracasos humillantes para las oficinas de los servicios de información, demostraron los límites de estos antiguos métodos mecánicos, fácilmente detectables y localizables.

Hoy en día, poner a alguien bajo escucha ha pasado a ser algo de una facilidad desconcertante. Al alcance del primero que llega. Una persona normal y corriente que quiera espiar a alguien de su entorno puede encontrar en venta libre en el comercio un amplio abanico de opciones: nada menos que media docena de programas informáticos para espiar (mSpy, GsmSpy, FlexiSpy, Spyera, EasySpy) que “leen” sin problemas los contenidos de los teléfonos móviles: mensajes de texto, correos electrónicos, cuentas en Facebook, Whatsapp, Twitter, etc. Con el auge del consumo en línea, la vigilancia de tipo comercial también se ha desarrollado enormemente, dando lugar a un gigantesco mercado de nuestros datos personales, que se han convertido en mercancías. Durante cada una de nuestras conexiones a una página web, las cookies guardan el conjunto de las búsquedas realizadas y permiten establecer nuestro perfil de consumidor. En menos de veinte milésimas de segundo, el editor de la página visitada vende a los posibles anunciantes la información que nos concierne revelada por las cookies. Apenas unas milésimas de segundo más tarde, la publicidad que se supone que causa más impacto en nosotros aparece en nuestra pantalla. Y así quedamos ya fichados definitivamente.

De alguna manera, la vigilancia se ha “privatizado” y “democratizado”. Ya no es un asunto reservado sólo a los servicios estatales de información. Pero, a la vez, la capacidad de los Estados en materia de espionaje masivo ha crecido de modo exponencial. Y esto también se debe a la estrecha complicidad entablada con las grandes empresas privadas que dominan las industrias de la informática y de las telecomunicaciones. Julian Assange lo afirma: “Las nuevas sociedades como Google, Apple, Amazon y, más recientemente, Facebook han tejido estrechos vínculos con el aparato de Estado en Washington, en particular con los responsables de Asuntos Exteriores” (3). Este Complejo de la seguridad y de lo digital –Estado + aparato militar de seguridad + industrias gigantes de la Web– constituye un auténtico imperio de la vigilancia cuyo objetivo, muy concreto y muy claro, es poner Internet, todo Internet y a todos los internautas bajo escucha. Para controlar la sociedad.

Para las generaciones de menos de cuarenta años, la Red es, simplemente, el ecosistema en el que han pulido su mente, su curiosidad, sus gustos y su personalidad. Desde su punto de vista, Internet no es sólo una herramienta autónoma que se utilizaría para tareas concretas. Es una inmensa esfera intelectual donde se aprende a explorar libremente todos los saberes. Y, de forma simultánea, un ágora sin límites, un foro donde las personas se reúnen, dialogan, intercambian y adquieren, a menudo de forma compartida, una cultura, conocimientos, valores.

Internet representa, a ojos de estas nuevas generaciones, lo que era para sus mayores, de forma simultánea, la escuela y la biblioteca, el arte y la enciclopedia, la polis y el templo, el mercado y la cooperativa, el estadio y el escenario, el viaje y los juegos, el circo y el burdel… Es tan fabuloso que “el individuo, en su placer por evolucionar en un universo tecnológico, no se preocupa por saber, y menos aún por comprender, que las máquinas gestionan su día a día. Que cada uno de sus actos y gestos es grabado, filtrado, analizado y, eventualmente, vigilado. Que, lejos de liberarlo de sus obstáculos físicos, la informática de la comunicación constituye sin duda la herramienta de vigilancia y de control más increíble que el ser humano haya podido crear jamás” (4).

Este intento de control total de Internet representa un peligro inédito para nuestras sociedades democráticas: “Permitir la vigilancia de Internet –afirma Glenn Greenwald, el periodista estadounidense que difundió las revelaciones de Edward Snowden– viene a ser lo mismo que someter a un control estatal exhaustivo prácticamente todas las formas de interacción humana, incluido el pensamiento propiamente dicho” (5).

Ésta es la gran diferencia con los sistemas de vigilancia que existían antes. Sabemos, desde Michel Foucault, que la vigilancia ocupa una posición central en la organización de las sociedades modernas. Éstas son “sociedades disciplinarias” donde el poder, por medio de técnicas y de estrategias complejas de vigilancia, busca ejercer el mayor control social posible (6).

Esta voluntad por parte del Estado de saberlo todo sobre los ciudadanos está legitimada políticamente por la promesa de una mayor eficacia en la administración burocrática de la sociedad. Así, el Estado afirma que será más competitivo y, por lo tanto, servirá mejor a los ciudadanos si los conoce mejor, de la forma más profunda posible. Sin embargo, al haber pasado a ser cada vez más invasiva, la intrusión del Estado ha terminado provocando, desde hace tiempo, un creciente rechazo entre los ciudadanos que aprecian el santuario de la vida privada. Desde 1835, Alexis de Tocqueville señalaba ya que las democracias modernas de masas producen ciudadanos privados cuya principal preocupación es la protección de sus derechos. Y que esto hace que sean particularmente quisquillosos y belicosos contra las pretensiones intrusivas y abusivas del Estado (7).

Esta tradición se prolonga en la actualidad en la persona de los “lanzadores de alertas”, como Julian Assange y Edward Snowden, ambos perseguidos ferozmente por Estados Unidos. Y, en defensa de ellos, el gran intelectual estadounidense Noam Chomsky afirma: “Para estos ‘lanzadores de alertas’, su lucha por una información libre y transparente es una lucha casi natural. ¿Tendrán éxito? Depende de la gente. Si Snowden, Assange y otros hacen lo que hacen, lo hacen en su calidad de ciudadanos. Están ayudando al público a descubrir lo que hacen sus propios Gobiernos. ¿Existe acaso una tarea más noble para un ciudadano libre? Y se los castiga severamente. Si Washington pudiera echarles el guante, sería peor aún. En Estados Unidos existe una ley de espionaje que data de la Primera Guerra Mundial; Obama la ha usado para evitar que la información difundida por Assange y Snowden llegue al público. El Gobierno va a intentarlo todo, incluso lo indecible, para protegerse de su ‘enemigo  principal’.  Y el ‘enemigo principal’ de cualquier Gobierno es su propia población” (8).

En la era de Internet, el control del Estado alcanza dimensiones alucinantes, ya que, de una manera o de otra, como ya se ha dicho, confiamos a Internet nuestros pensamientos más personales e íntimos, tanto profesionales como emocionales. Así, cuando el Estado, con ayuda de tecnologías súper poderosas, decide pasar a escanear nuestro uso de Internet, no sólo rebasa sus funciones, sino que, además, profana nuestra intimidad, deshuesa literalmente nuestro espíritu y saquea el refugio de nuestra vida privada.

Sin saberlo, a ojos de los nuevos “Estados de vigilancia”, nos convertimos en clones del héroe de la película El Show de Truman (9), expuestos en directo a la mirada de miles de cámaras y a la escucha de miles de micrófonos que exponen nuestra vida privada a la curiosidad planetaria de los servicios de información.

A este respecto, Vince Cerf, uno de los inventores de la Web, considera que “en la época de las tecnologías digitales modernas, la vida privada es una anomalía…”(10). Leonard Kleinroc, uno de los pioneros de Internet, es aún más pesimista: “Básicamente –considera–, nuestra vida privada se ha acabado y, por así decirlo, es imposible recuperarla” (11).

 Por una parte, muchos ciudadanos se resignan, como si de una especie de fatalidad de la época se tratara, al fin de nuestro derecho al anonimato. Por otra parte, esta preocupación de defender nuestra vida privada puede parecer reaccionaria o “sospechosa” porque sólo aquellos que tienen algo que esconder intentan esquivar el control público. Por lo tanto, las personas que consideran que no tienen nada que reprocharse ni nada que ocultar, no son hostiles a la vigilancia del Estado. Sobre todo si ésta, tal y como lo prometen y lo repiten las autoridades, está acompañada por una ganancia sustancial en materia de seguridad. Sin embargo, este discurso –“Dadme un poco de vuestra libertad, os la devuelvo centuplicada en garantía de seguridad.”– es una estafa. La seguridad total no existe, no puede existir. Es un engaño. Sin embargo, la “vigilancia total” se ha convertido en una realidad indiscutible.

Contra la estafa de la seguridad, cantinela constante de todos los poderes, recordemos la lúcida advertencia lanzada por Benjamin Franklin, uno de los autores de la Constitución estadounidense: “Un pueblo dispuesto a sacrificar un poco de libertad por un poco de seguridad no merece ni lo primero ni lo segundo. Y acaba perdiendo las dos”.

Una sentencia de perfecta actualidad y que debería animarnos a defender nuestro derecho a la vida privada, cuya principal función no es otra que proteger nuestra intimidad. Jean-Jacques Rousseau, filósofo de la Ilustración y primer pensador que “descubrió” la intimidad, nos dio el ejemplo. ¿No fue él también el primero en rebelarse contra la sociedad de su tiempo y contra su voluntad inquisidora de querer controlar la conciencia de los individuos?

“El fin de la vida privada sería una auténtica calamidad existencial”, ha subrayado igualmente la filósofa contemporánea Hanna Arendt en su libro La condición humana (12). Con una formidable clarividencia, en su obra señala los peligros para la democracia de una sociedad donde la distinción entre la vida privada y la vida pública estaría establecida de forma insuficiente, lo que, según Arendt, significaría el fin del hombre libre. Y arrastraría a nuestras sociedades, de manera implacable, hacia nuevas formas de totalitarismo.